5 ene. 2019

Mi alma te busca, Señor




«En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre»




«¡Oh, mi Dios, Trinidad a quien adoro! Ayudadme a olvidarme enteramente para establecerme en Vos, inmóvil y tranquila, como si mi alma estuviera ya en la eternidad. Que nada pueda turbar mi paz, ni hacerme salir de Vos, ¡oh mi Inmutable!, sino que cada minuto me haga penetrar más en la profundidad de vuestro misterio. Pacificad mi alma, haced de ella vuestro cielo, vuestra morada amada y el lugar de vuestro reposo. Que no os deje allí jamás sólo, sino que esté allí toda entera, completamente despierta en mi fe, en adoración total, completamente entregada a vuestra acción creadora.

¡Oh, mi Cristo amado, crucificado por amor! quisiera ser una esposa para vuestro Corazón, quisiera cubriros de gloria, amaros... hasta morir de amor. Pero siento mi impotencia y os pido os dignéis "revestirme de Vos mismo" Identificad mi alma con todos los movimientos de la vuestra; sumergidme, invadidme, sustituidme para que mi vida no sea más que una irradiación de vuestra vida. Venid a mí como Adorador, como Reparador y como Salvador. ¡Oh Verbo eterno, Palabra de mi Dios! Quiero pasar mi vida escuchándoos; quiero hacerme dócil a vuestras enseñanzas, para aprenderlo todo de Vos; y luego, a través de todas las noches, de todos los vacíos, de todas las impotencias, quiero miraros siempre y permanecer bajo vuestra gran luz. ¡Oh Astro amado!, fascinadme para que no pueda ya salir de vuestra irradiación.

¡Oh Fuego consumidor, Espíritu de Amor! "Descended a mí", para que se haga en mi alma como una encarnación del Verbo: que yo sea para El como una humanidad complementaria en la que renueve todo su Misterio. 

Y Vos, ¡oh Padre eterno!, inclinaos hacia vuestra pequeña criatura, "cubridla con vuestra sombra", no veáis en ella más que al "Amado en quien Vos habéis puesto todas vuestras complacencias"

¡Oh, mis Tres, mi Todo, mi Bienaventuranza, Soledad infinita, Inmensidad donde me pierdo! Yo me entrego a Vos como una presa. Encerraos en mí para que yo me encierre en Vos, mientras espero ir a contemplar en vuestra luz el abismo de vuestras grandezas.

Santa Isabel de la Trinidad
 

10 comentarios:

Rosa dijo...

Qué belleza, gracias, querida Felicitas.

Feliz noche de Reyes.

Muchos besos.

Felicitas dijo...

Gracias, querida Rosa, muchos besos y un fuerte abrazo en este año nuevo que comenzamos de la mano de Jesús y María.
¡Felices Reyes para ti y los tuyos!

dijo...

Fuente de espiritualidad que suele llenar las acequias de este blog de vez en cuando, ablandan terrones y refrescan nuestra pertinaz sequía, un embalse nos beberíamos ¡Qué sed!. Abrazos fraternos

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, por este compartir y darnos vida, que el Dios de la paz habite siempre con usted e ilumine su diario caminar, gracias, un fuerte abrazo y feliz año nuevo.

Marian dijo...

Gracias Felicitas hermana, Que hermosura.!! Me encanta S. Isabel de la Trinidad por su vivir, su sencillez, oculta miento.

Esta elevación es verdaderamente sublime...¡Que decir!

Un fuerte abrazo.Dios te bendiga siempre.

Ángeles dijo...

Perdón Felicitas, no sabía que usted era monja y la he llamado siempre de tú, como hago con las personas a las que sigo. Lo que usted ha escrito hoy es la más hermosa de las palabras que se pueden decir a Jesún, se estremece el alma con esta hermosura, donde su luz, ilumina todo.
Mil gracias porque usted está en mi presente y puedo leerla y beber del alimento de sus palabras y su fe. Dios la bendiga siempre y no deje de escribir, sus palabras son maná del cielo para las almas con sed.

Santa Epifanía y sobre todo paz y amor durante este Nuevo Año

gosspi dijo...

Hola Felicitas!!! Que preciosidad de post...llevo tiempo sin entrar en los blog que de siempre me alimentan...
Te deseo lo mejor para este año y te pido que me tengas en tus oraciones..el Señor me prueba con los hijos en estos tiempos....y necesito la Fé y la humildad. un abrazo

Carmen Estany dijo...

Leyendo esta preciosa oración de santa Isabel de la Trinidad se comprende porque esta en los altares.Una oración tan pura y profunda sólo puede salir de un alma muy limpia enamorada de Dios.Esta es la santa de mi devoción y la de una de mis hijas.Le debemos muchos favores y una de mis nietas se llama Isabel en honor a ella.
Gracias por compartir
Un abrazo

Bienaventurada dijo...

Hola, qué linda pasión por Dios!!! nunca deberíamos perder ese primer amor, que hace que nuestro corazón se derrame en su presencia. Muchas bendiciones. Un abrazo

Felicitas dijo...

Queridos amigos, muchas gracias por vuestros amables y acertados comentarios y perdonadme que no os conteste uno a uno.
Estáis en mis oraciones diarias y confío yo también estar en las vuestras. Un fuerte abrazo a todos