4 nov. 2018

Serena espera





Amenaza la nostalgia de alegrías y amores,
esta quieta permanencia...
el sendero ya sin flores...

aún la Luz me ilumina
con fragancias casi eternas
un recuerdo que se asoma
cuando pesan las cadenas.

al presente, alma serena,
anduvimos la larga senda,
sin pararnos en errores,
avanzando a Su Vera...

¿cuánto queda me pregunta
ya mi alma en espera?
el Silencio por respuesta,
y la Fe en Su Vereda.

¡Qué silencio tan hermoso!
que de Tí me hace presa,
fina espurna, leve brisa,
quieto beso que embelesa...

Seguiré, Amado mio, esperando hasta que muera,
procurando,con Tu Gracia, ser aquella que Tú quieras.

6 comentarios:

Ángeles dijo...

¡Que dulzura y cuánto amor hay en tu poema, me asombra tu intensa manera de amar a Jesús, yo creo que no le puedo amar más, pero tú amas con cada poro de tu piel. Mira, estos versos, me encantan...

¡Qué silencio tan hermoso!
que de Tí me hace presa,
fina espurna, leve brisa,
quieto beso que embelesa...

No se puede escribir mejor el amor... Ni Teresa de Jesús

Felicitas, le ocurre algo a Marian, no publica nada desde hace unos días y o está enferma o haciendo Ejercícios Espirituales y me preocupa que la ocurra algo.

Un abrazo de luz.
Ángeles

Felicitas dijo...

Gracias, querida Ángeles por tu visita cariñosa, sigo orando por ti, para que es noche oscura se haga más llevadera, con la compañía de santa María, que tanto te ama. No sé nada de Marian, ahora voy a visitarla. Un fuerte abrazo, linda. Unidas en el Corazón Sagrado de Jesús

Carmen Estany dijo...

La esperanza ilumina nuestra espera y la fe nos da fuerzas para seguir y proseguir nuestro camino con serenidad y humildad.
Bello poema,lleno de amor y confianza que se siente y da paz.
Gracias Felicitas
Un abrazo

Felicitas dijo...

Gracias Carmen, fe, esperanza y amor de Dios. Es justo lo que necesitamos. Un fuerte abrazo

Fernanda dijo...

Admiro tu serena resignación, querida amiga, deseosa de una Vida más plena. Allí donde nos esperan, seguro que encontramos todo el Amor y los deseos se cumplirán. Continúa guiándonos con tu ejemplo.
Besicos!!

Felicitas dijo...

Gracias por tu amable visita, Fernanda, nuestra esperanza puesta siempre en Jesús, el único Señor de nuestras vidas.
¡Un fuerte abrazo y besicos!!