24 jul. 2018

Escucha, oh Israel

Escucha, oh Israel,
tu tiempo fenece...
tus obra  malvadas hieden ya,
no soporto más tu hedor,
vestido de bondad,
¡tal malicia no la ha habido jamás
desde lo más alto de mi iglesia!
¡Tus dobles juegos,
tus supuestas obras nos son más que fantochadas
que solo engañan a los de afuera!
Mis hijos, esos que viven unidos a mi Santo Corazón
ven, desde Mí, toda tu doblez,
tu hipocresia,
porque eres hijo de tu padre, el padre de toda mentira,
tendrás pues parte en todo lo que espera a tu padre,
infiel, traidor, hipócrita, no buscas más que tu propia exaltación,
dices amar, y estas lleno de rencores,
tus ojos te delatan,
recibirás tu paga, a su tiempo.
Yo se esperar,
el brazo largo de la Justicia te alcanzará, tenlo por seguro,
esto es lo que el Espíritu dice a las iglesias,
¡oh, Gloria al unico Señor ante cuya Presencia toda rodilla se dobla
en el cielo, en la tierra y en los abismos!
¡Gloria a Él, para siempre!

6 comentarios:

Carmen Estany dijo...

Esta claro que el Señor desprecia la falsedad; decir una cosa y pensar otra es abominable.Podemos tener fallos,pecados,limitaciones...pero si los reconocemos y nos esforzamos por mejorarnos, el Señor nos perdona enseguida y vuelve a confiar en nosotros.La lealtad conquista su corazón.
Gracias por esta reflexión que llega a cuestionar nuestra vida.
Un abrazo

Felicitas dijo...

Gracias, Carmen por tu amable comentario.
a mí también me lo cuestiona
Un abrazo

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, por este compartir, a mi siempre me ha hecho pensar mucho la palabra ESCUCHA OH ISRAEL, pienso que yo muchas veces no se escucha su palabra, ÉL siempre esta hablando en todo momento, pero soy yo la que no escuchó su voz, me habla en los acontecimientos del mundo en la naturaleza en cada persona que se me acerca, qué el Señor nos conceda la gracia de saber escuchar, gracias, un fuerte y grande abrazo.

Felicitas dijo...

a mí también me pasa lo mismo que a ti, y seguro que en mayor medida que a ti, querida Flor. Yo tampoco me pongo a la escucha demasiadas veces, y así me va...pido contigo esa gracia que pides, que sepamos escucharle cada dia mejor y así obedecerle en todo mejor.
Un fuerte y grande abrazo, linda

Marian dijo...

También a mi Felicitas me llama la atención estas palabras.ESCUCHA ISRAEL, EL SEÑOR ES NUESTRO DIOS...

Es un toque de atención para que le escuchemos en Su Palabra, en los que sufren, en los acontecimientos del día. El nos habla siempre...

Gracias querida amiga. Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

¿Sabes que Israel significa: el que ha visto a Dios?
Le hemos visto, porque creemos en Él, y eso supone un tipo de conocimiento que queda fuera de lo habitual en esta vida mortal. Creer en Jesucristo es saber que nos ama infinitamente.
Escuchémosle, sí. Procurémoslo, apoyada en su Gracia que nunca falla.
Un fuerte abrazo, querida hermana y amiga Marian