13 may. 2018

Virgen de Fátima






Nuestra Señora, en Fátima, nos recomendó hacer penitencia por nuestros pecados y cultivar una vida de oración y obediencia a la ley de Dios, manifestada en su amado Hijo Jesucristo.
Resuena en el mensaje de la Virgen, la voz de San Juan Bautista que nos dice: ¡Arrepentíos de vuestros pecados, y creed en la Buena Nueva!

Penitencia y oración, en definitiva.

Dos Remedios que nuestra buena Madre del cielo nos invita a vivir e incorporar en nuestra vidas diarias. Procuremos hacerle caso, apartándonos con decisión de todo pecado mortal, esforcémonos con la gracia de Cristo, en vencer la tendencia al pecado venial, y luchemos apoyados en una vida de oración frecuente, diaria, por vivir esa vida nueva que su Espíritu Santo nos inspira y concede.
Que así sea, con la gracia de Dios.
 

2 comentarios:

Soy Tu Morada dijo...

¡Feliz solemnidad de la Ascensión de nuestro Señor! Y feliz conmemoración de nuestra Sra. de Fátima.

Que nuestra vida sea penitencia y oración, ante todo amando.

Bendiciones.

Felicitas dijo...

Amén, así sea.
Dios te bendiga