1 may. 2018

Santo Evangelio según San Juan, 3, 4 a 8

4. Díjole Nicodemo: ¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Acaso puede entrar de nuevo en el seno de su madre y volver a nacer?
5. Respondió Jesús: En verdad, en verdad te digo que quien no naciere del agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de los cíelos.
6. Lo que nace de la carne, carne es, pero lo que nace del Espíritu, es espíritu.
7. No te maravilles porque te he dicho: Es preciso nacer de arriba.
8. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adonde va; así es todo nacido del Espíritu." 


Señor, deseo nacer de arriba en todo aquello que en mí todavía no está transformado, según tu divina Voluntad. Te lo ruego por medio de Mamá María y mi Angel de la Guarda, amén. 



2 comentarios:

dijo...

¡El Ángel custodio y Mamá María! Qué certera flecha de amor al Corazón sacratísimo de nuestro Buen Jesús. Abrazos fraternos

Felicitas dijo...

Así es, hermano, en el cielo, tan sólo el Amor te gana
Abrazos fraternos