25 may. 2018

¡Qué claro eres Señor Jesús!

«Pero al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.

De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

«Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

(Evangelio según San Marcos, 10,6-12)



Y aún así andan tus supuestos apóstoles del siglo XXI pregonando sandeces mundanas....


Menos mal, Señor, que los pocos que quedan los estás santificando a pasos agigantados...


Bendita, adorada y escuchada sea siempre tu Santa y Divina Palabra. Amén. 

2 comentarios:

dijo...

..Y TANTO QUE SANDECES. ¡Bola de mensos!

Abrazos fraternos.

Felicitas dijo...

:)