12 may. 2018

El Evangelio del domingo

Conclusión del santo evangelio según san Marcos 16,15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los once y les dijo:
«ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.
El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado.
A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».
Después de hablarles, el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.
Ellos se fueron a predicar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban."

Palabra del Señor.


Si somos verdaderos discípulos de Jesucristo, ¿por qué en la actualidad, ninguno de nosotros muestra estos signos que el Señor nos aseguró que nos acompañarían?
En mi humilde opinión, nuestra fe en Jesucristo deja mucho que desear.
Reconozcamoslo con corazón contrito ante el Señor, sus palabras no se cumplen en mí, en tí, en la mayoría, porque no creemos tal y como Jesucristo lo espera de cada uno.

Pidamos, por lo tanto, esa fe que se requiere para que Su Palabra y Sus Signos puedan darse en todos y cada uno de nosotros, tal y como Él lo dijo, para mayor gloria de Dios y bien de las almas


2 comentarios:

FLOR DEL SILENCIO dijo...

ante todo quiero decirle que muchas, gracias, por sus palabras en mi blog, me ayudan mucho, gracias por este compartir, debo revisar un poco mi vida si realmente soy su discípula, porque muchas veces no vivo como discípulo del Señor, gracias de verdad, que Dios la ilumine siempre, un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Querida hermana, yo también debo revisar tantos fallos y pecados de mi vida actual...ayudémonos la una a la otra. Yo agradezco mucho sus visitas, sus comentarios, su constante caridad y mansedumbre.
Ore por mí, para que la Gracia de Jesucristo no haya sido en vano, por mi falta de correspondencia al Señor. Confío en su oración.
Un fuerte abrazo