13 abr. 2018

San Hermenegildo, Patrón de los conversos

Hoy, 13 de abril, la Iglesia celebra el testimonio fiel de San Hermenegildo mártir.




San Hermenegildo fue un príncipe visigodo del siglo VI, hijo del rey Leovigildo y hermano de Recaredo, que fue famoso por enfrentarse militarmente a su padre, tras su conversión al catolicismo. Su padre, al igual que el resto de la península, era de religión arriana, herejía que ataca el dogma trinitario y niega la divinidad de Jesucristo. El conflicto armado comenzó allá por el año 581 y duró hasta el 584.

San Hermenegildo, tras graves problemas durante toda la contienda a causa de la inferioridad numérica, se guarece en distintas fortalezas, todas ellas acaban siendo sitiadas por su padre. Después de huir hasta Sevilla, su padre Leovigildo consigue darle caza en la fortaleza de Osset. Tras un año de asedio las tropas arresianas consiguen tomar el castillo y San Hermenegildo huye sin fuerza alguna a Córdoba donde pide refugio en la ciudad. Su hermano Recaredo, en nombre de su padre, ofrece a Hermenegildo conservar la vida si se entrega a las fuerzas de su padre. Tras dimes y diretes, su padre le da un ultimátum para que se arrepienta, pero San Hermenegildo rechaza la oferta por fidelidad al catolicismo, siendo decapitado por ello. San Hermenegildo, junto a San Fernando, es el patrón de la monarquía española.

La festividad se celebra cada 13 de abril por la Iglesia católica día en el que fue canonizado por Sixto V en el año 1585, por ser quien plantó cara a su padre, último monarca que profesó la herejía en España. La Orden de San Hermenegildo cumple en 2014 doscientos años desde su fundación. Es una de las Reales Órdenes Españolas más antigua de España, junto a la de Carlos III, la de San Fernando y la de Isabel la Católica. Además, como curiosidad, la Orden de San Hermenegildo es la única Orden que jamás ha sido abolida desde su fundación y considerada a su vez la más española, ya que sólo permite el ingreso a españoles. 

No hay comentarios: