6 abr. 2018

Jesús Misericordioso

"No, no moriréis, le dijo la sabandija a Eva, bien sabe Dios que no moriréis....etc"

Y Eva le creyó.

¡Qué misterio tan grande que Eva, estando en gracia de Dios, claudicara ante la tentación con tanta facilidad!
¿Acaso no estaba acostumbrada, como Adán, a dar largos paseos con Dios, cada tarde?

¿Acaso no conocía mejor a Dios que a la serpiente sabandija?

Es por eso que el Señor le dice a Santa Margarita María de Alacoque y también a Santa Faustina Kowalska, que una de las cosas que más le hacen sufrir, es LA FALTA DE FE Y CONFIANZA  de los suyos.

Señor, queremos entregarnos, abandonarnos del todo en tus santas y venerables Manos, queremos confiarte nuestras vidas, nuestros corazones, nuestras pertenencias, familias, amigos y todo cuanto somos y tenemos, para que todo sea Tuyo, y Tú mismo conduzcas nuestro vivir por Tus Caminos y no por los nuestros. 

Confiamos, creemos y lo esperamos todo de Tí, más aumenta nuestra Fe, Señor. Amén.


2 comentarios:

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, si Señor queremos caminar abrazados a ti, bajo tu mirada misericordiosa, aunque a veces por momentos nos alejemos de ti, permítenos volver a tus brazos misericordiosos.La misericordia de Dios puede hacer florecer hasta la tierra más árida. Gracias, un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Oh sí, hermana Flor, procuremos volver siempre de nuevo al Señor, reconociendo nuestra faltas, pidiendo perdón y confiando en su infinita Misericordia de Padre bueno. El único bueno de verdad.
La tierra más árido puede florecer por el Poder y la Gracia de Jesucristo, es cierto. Serle dóciles, nuestra meta, nuestro propósito diario, nuestro levantarnos con esperanza puesta en Él.
Un fuerte abrazo