19 abr. 2018

Evangelio según San Juan, 1, 47

47. Vio Jesús a Natanael, que venía hacia El, y dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay dolo. 




Por lo tanto al Señor le disgusta el dolo. 
¿Y qué es exactamente dolo?
Veamos lo que nos dice el diccionario:  

"Engaño, fraude o simulación llevados a cabo maliciosamente con la intención de dañar a alguien. Voluntad deliberada de cometer un delito, a sabiendas de su carácter delictivo y del daño que puede causar."

Ahora comprendo mejor porqué al Señor le disgusta el dolo.

¿Pues quizás sea conveniente preguntarnos todos si en alguna ocasión o acaso con frecuencia usamos el dolo para engañar a los demás? 

No se trata del porqué lo haya usado alguna o muchas veces, sino simplemente del hecho en sí de haber sido una persona que engaña al prójimo, con afán de dañarle y de sacar algún provecho personal de ello.

La virtud contraria es la de ser una persona veraz, que huye del engaño, que si dice sí, es sí y si dice no, es no. Como Cristo nos enseñó a todos.
Y además conlleva el querer en todo momento hacer el bien al prójimo, no por ser tontos como piensa el mundo, sino por convicción. Aunque cueste.
Porque Jesucristo, en Quien creo, es la Verdad y yo como hijo de la Verdad, no puedo ser un mentiroso ni me puede dar igual el hacerle daño a los demás.


7 comentarios:

María dijo...

Dios te bendiga, Felicitas. Dios bendiga tu vida.

Te deseo lo mejor. Que Cristo siempre reine en tu vida y en tu corazón. y que María Santísima siempre permanezca a tu lado.

Felicitas dijo...

Hola María, ¡qué alegría volverte a "ver" aquí! Precisamente hoy fui dos veces a tu casita y me encantó el post de hoy, pero no encontré forma de comentarte. Bueno, tus deseos son hermosos y yo también te deseo a ti lo mismo. Un fuerte abrazo, hermana

Marian dijo...

Señor librame de ofenderte, todo pecado es una ofensa a Ti, a Tu corazón.
¡Ayúdame a AMAR, a reparar, a ofrecer en silencio!

¡Gracias Felicitas!

Un fuerte abrazo. Dios y la Virgen te bendigan.

Felicitas dijo...

Hola Marian, que nos libre de ofenderte y hacerle sufrir durante su pasión dolorosa. Que a partir de ahora mismo, podamos con su gracia ser y hacer todo cuanto le agrada, podamos ya nunca más pecar.
Gracias a ti.
Un fuerte abrazo.

Carmen Estany dijo...

Este evangelio siempre me ha dado que pensar y desearía que Jesús al mirarme, pudiera decir lo mismo de mi.Es tan hermosa la limpieza de corazón!
Su blog es muy bonito y edificante
Gracias por aclarar lo del dolo
Un abrazo
Carmen


FLOR DEL SILENCIO dijo...

Muy buena reflexión, lo que dice es verdad, solo pido al Señor que nos conceda la gracias de ser verdaderos en todo momento, pues es fácil caer, pero su gracias nunca nos falta, gracias un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

¡Yo también lo desearía, Carmen! Muchas gracias por tu visita y tus hermosos comentarios.
Un fuerte abrazo en el Amor de Cristo

contigo lo pido también, querida hermana Flor, confiemos en su infinita Clemencia para con aquellos que de corazón le buscamos.
Un fuerte abrazo, linda