5 mar. 2018

Oh Dios, Tú eres mi Dios




Oh Dios, Tú eres mi Dios,
mi incomparable Señor,
que derrama Sus divinos Amores
en los cansados corazones
de aquellos que te buscan
con sincero corazón.





Nunca supe como hablarte
como expresarte lo que Tú eres para mí,
hallar bellas palabras que puedan
explicar cuánto gozo me has dado
de cuánto sentido has llenado
mi viejo peregrinar.




Oh, Dios, Tú eres mi Dios,
Aquel que me ama,
se entrega y me llama
por mi nombre y se adentra
en lo hondo de mi historia
descargando mis espaldas
de fardos y maldiciones
antiguas seducciones,
que oprimen mi caminar.




Me liberaste, ¡Redentor!
Me descargaste, ¡Vencedor!
Me sanaste, ¡Buen Doctor!
de enfermedades del corazón,
lepras del alma,
pedruscos inmisericordes
que sometieron la vida
y bloquearon el amor.






Oh Dios, Tú eres mi Dios,
por ti madruga mi corazón,
tus palabras espero,
tu mirada anhelo,
tu Dicha espero
y tu Amor es mi razón.






Cantaré,
cantaremos eternamente tu infinito Amor.

5 comentarios:

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, hermoso compartir."La belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla". Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

No sólo en el espíritu del que las contempla, porque si sólo fuera así, en ellas mismas no serían bellas y lo son. Lo real es el espíritu y también el cuerpo material. La creación es bella en sí misma porque Dios la ha hecho.
Nuestra resurrección será espiritual y corporal y la naturaleza participará en ese día maravilloso en el que seremos aún más semejantes al Señor Resucitado.
Hablo demasiado, Hermana Flor, discúlpame
Un fuerte abrazo, linda

dijo...

Bien puede ser el Salmo 151... La Eucaristía es Rosa de Amor que libera, descarga y sana.Abrazos fraternos.

Ceci dijo...

Clap, clap, clap...
Precioso como cada poema tuyo, amiga. Yo también espero que este Buen Doctor sane mi alma. Gracias!

Felicitas dijo...

Amén, así es, amigo. Pan, vida, perdón y sanación, purificación, santificación y divinización del hombre, por Pura Misericordia de Dios.
Descarga y sana. ¡y tanto!!
Un abrazo fraterno

Lo hace, querida Ceci, a cada paso, aunque no lo percibamos, así es.
Un fuerte abrazo y besitoss!!!