3 ago. 2017

La Virgen del Niño por nacer



Preciosa imagen de la Virgen embarazada, en espera del nacimiento del niño que Dios mismo le ha regalado. Tiempo será necesario para comprender que antes que suyo, es de Dios, y renunciar a dirigir su incipiente vida hacia un posible propio criterio.

Y luego ir entrando en el Misterio del Destino que en vida mortal le espera a ese hijo suyo, de Dios, regalo inesperado y sorprendente.
Para llegar al completo desprendimiento de su hijo, para verlo padecer indeciblemente, sin poder ayudarlo, ni remediar su dolor,

para verlo morir de la forma más espantosa posible, entregando todo su dolor y su amor a Dios que permite la malicia humana y angélica, para transformar ese supremo dolor en total Salvación de aquellos que crean en Él y quieran obedecerle.

Para, finalmente, recuperarlo, glorioso, vivo en inmortal en Su Santa Resurrección, con el consiguiente gozo y consuelo para su pobre corazón materno. Tanto ha sufrido que entendiéndolo como dolores de parto de todos y cada uno de los que se acojan a tal maravillosa obra del salvación, de cada uno se siente y sabe Madre verdadera, ofrendada por Dios mismo a toda la humanidad.