13 jul. 2017

El Paráclito que nos conforta interiormente




Dios nos ama infinitamente.



Dios me ama infinitamente



Jesucristo vino a por los enfermos, los pecadores, los que sufren de alguna forma, porque Su Corazón misericordioso se compadece del pecador que gime bajo el peso de sus propios pecados y el de los demás.


Jesucristo vino a por mí, que soy un miserable pecador, para confortarme, sanarme, despertar mi fe en Él y darme su gracia purificante y santificadora.


Dios me ama infinitamente.


Dios nos ama infinitamente


Tus pecados quedan perdonados, anda, ve y no peques más.


También a mí me dice: tus pecados quedan perdonados, anda , ve y NO PEQUES MÁS.


Con su gracia, podemos ser como Él desea que seamos.

Ánimo, ten fe, ten esperanza, confía en el Señor.

5 comentarios:

María dijo...

Unidas en oración hermana. La Paz del Señor.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Buenos días, gracias, por vuestra acogida, hermosa reflexión, cuando pienso en el amor de Dios sobre cada uno de nosotros y de mi no logro comprender tanto amor, a veces me confunde, pero así es el amor de Dios amar y mas amar, Dios está totalmente dispuesto a invadirnos con su amor si le dejamos hacer. Gracias, un abrazo.

Felicitas dijo...

Así es, María, unidas en Su Santo Corazón misericordioso.
Un abrazo fraterno.

Sí, querida Flor, Él siempre está dispuesto a perdonarnos, por lo mucho que nos ama, como un buen padre, siempre.
Gracias a ti. Un abrazo

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Buenos días, gracias, El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa.

Felicitas dijo...

cierto, querida hermana.
Un fuerte abrazo