28 jun. 2017

Evangelio según San Mateo, 7, 15-20

"Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, y dentro son lobos rapaces: por sus frutos los conoceréis. ¿Por ventura cogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así todo árbol bueno lleva buenos frutos; y el mal árbol lleva malos frutos. No puede el árbol bueno llevar malos frutos, ni el árbol malo llevar buenos frutos. Todo árbol que no lleva buen fruto, será cortado y metido en el fuego. Así, pues, por los frutos de ellos los conoceréis". 

Comentario de San Jerónimo:

Así pues, lo que se dice aquí de los falsos profetas (que ofrecen una cosa en su trato y en sus palabras, y demuestran otra en sus obras), debe entenderse especialmente de los herejes, que parecen cubrirse con la continencia y el ayuno como con un vestido de piedad, pero que interiormente tienen sus almas envenenadas, y engañan los corazones de sus hermanos sencillos.

Comentario de Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 19:

Lo que se ha escrito: "La Ley y los Profetas hasta San Juan Bautista" (Mt 11,13), es para significar que la profecía de Cristo no tendría lugar después de El. Aún hay profetas y los hubo, pero no que profeticen de Cristo, sino que interpretan lo que los antiguos profetas anunciaron de Cristo. Esto es, los maestros de las Iglesias. Y son profetas porque nadie puede interpretar el sentido de las profecías sino por medio del espíritu profético. Sabiendo, pues, el Señor que había de haber falsos doctores de diversas herejías, lo advirtió diciendo: "Guardaos de los falsos profetas". Como no eran manifiestos los futuros gentiles, sino escondidos bajo el nombre cristiano, no dijo: "Mirad", sino "Guardaos". Cuando la cosa es cierta se mira, esto es, se ve simplemente, pero cuando es incierta se observa, esto es, se examina con precaución. Dice además: "Guardaos", porque es una buena garantía de salvación saber de quién se ha de huir. No dice "Guardaos" como si el diablo pudiese introducir herejías (en la Iglesia) contra la voluntad de Dios, sino con la permisión de Dios, pues dado que no quiere tener siervos suyos sin discernimiento, permite la tentación. Y porque no quiere que sucumban por ignorancia, les advierte el peligro. Para que algún maestro hereje no diga que a ellos no los llamó profetas falsos, sino a los maestros de los gentiles y de los judíos, por eso añade: "Que vienen a vosotros con vestidos de ovejas". Las ovejas son los cristianos, mas el vestido de oveja es una especie de cristianismo y de religión fingida. Ninguna cosa hace tanto daño al bien como la ficción, porque lo malo que se oculta con apariencia de bueno. Mientras no se conoce, no se previene. Y para que aun no diga el hereje que habla de los verdaderos maestros, que también son pecadores, añade: "Y dentro son lobos rapaces". Los maestros católicos se llaman también siervos de la carne, porque son vencidos por ella, pero no lobos rapaces, porque no tienen el propósito de perder a los cristianos. Habla, pues, Jesucristo de los maestros herejes, que con intención toman el aspecto de cristianos para destrozarlos con la perversa mordedura de la seducción, y de quienes dice el Apóstol: "Sé que después de mi muerte, entrarán entre vosotros lobos rapaces, que no perdonarán el rebaño" (Ac 20,29)

4 comentarios:

María dijo...

Oremos para que todos nosotros dentro de la Iglesia, demos buenos frutos.

Oremos también por nuestros pastores, para que el verdadero amor y la caridad sea siempre quien les guié. Y finalmente, oremos por todos aquellos que se pierden por causa de "malos guías y malos frutos"

Gracias Felcitas. Un Abrazo.

dijo...

'Velen por ustedes, y por todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha constituido guardianes para apacentar a la Iglesia de Dios, que él adquirió al precio de su propia sangre. .........Yo sé que después de mi partida se introducirán entre ustedes lobos rapaces que no perdonarán al rebaño. Y aun de entre ustedes mismos, surgirán hombres que tratarán de arrastrar a los discípulos con doctrinas perniciosas. Velen, entonces, y recuerden que durante tres años, de noche y de día, no he cesado de aconsejar con lágrimas a cada uno de ustedes.' Pues en eso estamos, discerniendo frutos, lo raro es cómo pretenden pintar y disfrazar los malos frutos contra toda lógica, la confusión es mal terreno para sembrar nada, un Papa debe ser Luz. Abrazo fraterno.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Buenos días, gracias, por esta reflexión ,pienso que también es muy importante el discernimiento, para poder ver y descubrir lo que es de Dios y viene de Él, el hombre que posee el don de discernimiento saber saborea y dar las cosa de Dios, gracias.

Felicitas dijo...

Gracias, María, por tu delicadeza propia de un alma tocada por el Amor de Dios.
Un abrazo, linda

Velen entonces... debemos velar junto al Señor, para expiar nuestros pecados y los de todos.
En compañía de Santa María, siempre.
Allí encontraremos luz, veremos como quiere Dios que nos posicionemos en estas lides actuales, inesperadas, descolocantes...Confiemos en Su infinito Poder, Amor y Sabiduría. Nos conduce. Nos ama
Un abrazo fraterno

Es cierto, querida amiga, pidamos el don de discernimiento del Espíritu Santo, confiando en la doctrina bimilenaria de la iglesia, los Santos Evangelios, los escritos de los Santos Padres, las vidas y testimonios de los Santos y Mártires de la iglesia, el Magisterio de la misma. Tenemos grandes ayudas para ver claro, con la gracia de Dios. Creo que con tanta ayuda, no resulta difícil, sinceramente. Un abrazo fraterno.