19 jun. 2017

Esta vida es batalla




En estos tiempos turbulentos,
afiánceme yo en Tí,
agárreme tan fuerte,
que ya no caiga nunca más.

Porque solo Tú,
tienes Palabras de Vida Eterna.
¿A quien iremos sino?

Se levantan aires fétidos
que invaden todo en derredor,
yo no quiero seguirlos,
por eso me refugio en el Señor.

Allí me conforta, me llena de Su Amor,
fortalece mis hombros,
asegura a cada alma en su misión.

Salimos airosos, fundamentados en Él,
teniendo como Señora,
a la Madre de Emmanuel.

Haremos aquello para lo que fuimos creados,
amaremos a todos,
les daremos nuestro hálito,
por servir a un solo Dios.

Te fortalece en la lucha,
y sabes que nada puedes,
más cierta es la Victoria
de Aquel que nos sostiene.

10 comentarios:

María dijo...

Me has hecho reír y me ha gustado mucho tu post Felicitas.

Yo quiero estar muy afianzada en ti Señor!

Gracias. Un abrazo

Felicitas dijo...

¡Anda, pues dime cómo te hice reir, que no lo sé!
Yo también quiero estar muy afianzada en el Señor.
Un abrazo, María

VENTANA DE FOTO dijo...

una lucha constante que se libra día a día...a veces se gana y a veces se pierde, pero siempre hay que levantarse.

Besos

María dijo...

Es que tu manera tan cándida me ha cautivado querida amiga, eso es todo.

Muy bueno. Un abrazo :) ♥

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Buenos días, es verdad su reflexión de hoy, si la vida es una batalla constante, por eso hemos de revestirnos de Cristo aunque a veces se haga un poco difícil los momentos, pero nunca imposibles, gracias.

Felicitas dijo...

Es cierto, amiga, siempre hay que levantarse, como el Señor que tres veces cayó, camino del calvario, y tres veces se levantó. Porque la esperanza de una vida plena junto a Dios, nos sostiene verdaderamente.
Besos, linda

Jajajaja, vale, María, me suele pasar, jeje
Un abrazo, hermana :)

yo no puedo revestirme de Cristo, tan solo soy una pecadora. Pero si me hago consciente de que Dios Papá, Hijo y Santo Espíritu VIVEN verdaderamente en mi pequeño corazón, y allí los visito y me pongo a la escucha, será Dios mismo el que me reviste de sí mismo. Entonces puedo, porque Él puede y nos ama.
Mamá María nos hace el trabajo más llevadero. Hagámoslo todo en su compañía.
Besos linda

dijo...

Qué lindo lo dices, el Inmaculado Corazón de María triunfará, Ella, Mamá es la Capitana y nosotros sus soldados. s Luis M G de M nos ha formado con sus obras y en Fátima, te ha revelado, mediante la biografía de Lúcia algo más profundo, un arma más poderosa. La penitencia. En Medjugorge el Ayuno y lo mismo en Garabandal. Esta Batalla está ganada por eso decimos maranathá!!! Abrazo fraterno.

Fernanda dijo...

clap clap clap!!!
Qué bonito poema, Feli. Hacía tiempo que no leía uno de los tuyos.
Gracias por poner palabras a esto que ya sentimos muchos.
Aires fétidos...muy cierto, porque hasta el aire viene tan viciado, a lo mejor de los malos humos de la gente.
Besitos!

Rosa Tequendama dijo...



Que hermosa oración, gracias por compartirla.
¡Que así sea!

Rosa

Felicitas dijo...

Sí, hermano, Su Inmaculado Corazón triunfará, Ella lo dijo, se cumplirá.
Es cierto, San Luis María fue maestro de vida interior,
y Fátima, desde el primer dia, es Luz en la tormenta, Faro en la tiniebla.
¡Maranthá, Señor Jesús!
Un abrazo fraterno

Gracias, querida Fernanda, amiga fiel. Cuando una civilización decide dar la espalda
a Dios, ella misma, con todos sus miembros , pequeños y grandes, se encamina hacia el abismo.
O oramos o pecamos. No existen en realidad las medias tintas.
La equidistancia entre el bien y el mal es una mentira fatua como tantas otras.
Un abrazo, linda, besitos!!

Gracias a ti, Rosa, por venir y visitarme en mi casita virtual.
Una alegría verte!
Fuerte abrazo!