7 jun. 2017

¡Dios te salve, María!

María, tabernáculo viviente en el que Dios se hace hombre, a la manera humana, haciendo que uno de tus benditos óvulos, por obra del Espíritu Santo, comience a dividirse, dando cobijo a la segunda Persona de la Santísima Trinidad. 

Dios infinito convertido en pequeño óvulo de mujer humana, mujer excelente, mujer inmaculada. Yo soy la Inmaculada Concepción, nos dijiste en Lourdes... 
me pregunto si tu mamá Ana y tu papá Joaquín notaron la intervención divina en tu inmaculada concepción... sea como fuere, en tu vida mortal, todo fueron intervenciones divinas...¡Qué maravilla, María! ¡ Qué dichosa debías sentirte por conocer el Amor de los divinos tres de esa tu manera tan especial, tan única e incomparable!

Llena eres de Gracia, te dijo el Arcángel San Gabriel y tú, sabiéndote pequeña sierva de Dios por estar en perfecta contemplación y presencia divinas en todo momento, te turbaste pensando: ¿qué es esta salutación que me dirije el Angel? 
No temas...  
Cuántas veces el Cielo, nos relatan las santa Escrituras, nos dice : ¡No temáis!
¿Os acordáis?: ¡No tengáis miedo, abrid de par en par las puertas a Jesucristo!
Sí, nuestro amado y recordado San Juan Pablo II nos dirijía las mismas palabras que el Señor repitió con frecuencia, la Virgen oyó de boca de San Gabriel Arcángel, y luego Ella misma le repitió a Santa Bernadette, a Santa Jacinta y San Francisco de Fátima, y en tantas otras apariciones marianas, a lo largo de la historia.

No temamos, pues, creer en Jesucristo, que nada nos quita y todo nos da y su Amor es poderoso e infinito. ¡No temáis a Dios! Temamos en cambio nuestro propio pecado y al mismo tiempo confiemos plenamente en la divina Señora que como la mejor de las madres nos protege, enseña, alimenta y conduce hacia la Vida eterna que Jesucristo nos ha prometido. No temamos. Confiemos. Plenamente. Sin resquicio a la duda. Del todo. Ya.



8 comentarios:

dijo...

Certero siempre S. JuanPa
Abrazos fraternos.

Felicitas dijo...

¡Y tanto! Nuestro padre espiritual preferido. Nuestro nuevo Elías que cumplió la misión de evangelizar el mundo entero durante 26 años. ¡Cuántas vocaciones sacerdotales, religiosas y matrimoniales habrán surgido de su fecundo apostolado! Pensemos que todas estas personas ahora cogemos el testigo, gracias a su gran ejemplo, y procuramos vivir nuestra misión lo mejor posible, con la gracia de Dios.
¡No temáis!
Un abrazo fraterno

María dijo...

Sí! María es eso y mucho más!

Imitemosle siendo nosotros también
tabernáculos del amado.

Un abrazo.

Felicitas dijo...

¡Amén, María! Así sea.

Un abrazo

Fernanda dijo...

Solo se debe temer al temor. Cuando se confía en "Ellos", ya no hace falta nada más...
Gracias por esta lección de vida, querida amiga.
Besitos!

Felicitas dijo...

Es cierto. Y siempre podemos crecer más y más en confianza en Jesús y María. De hecho me parece muy necesario crecer en confianza, yo la primera, ya que los santos siempre fueron audaces, contaron con Dios y con la Virgen de forma heróica, y eso hizo que el Cielo respondiera con frecuencia de manera milagrosa.
Pidamos que nos ayuden a crecer pues en confianza, a modo de los niños que confiados se abandonan al cuidado de sus padres.
Gracias por venir y comentar, querida Fernanda.
Besitos!

cristina dijo...

Cuánta quietud en nuestro corazón al escuchar a Cristo no tengais miedo, a qué le teméis, si estoy con ustedes hasta el fin de los tiempos..
Su Presencia siempre nos protegerá
Gracias Felicitas
Fuerte abrazo

Felicitas dijo...

Así es, querida Cristina, solo Él nos da una Paz que permanece más allá de esta vida. Un fuerte abrazo.