2 may. 2017

¿Por la duda se avanza? ¡No! Se retrocede a pasos agigantados

Cargada con mil rocas y pedernales sobre mi alma,
integrada en mil dudas corrosivas y demoledoras,
andaba mi alma, gimiendo el existencialismo más cruel,
por cada poro de mi envenenado ser.

Más Tú, el eterno Tú, viniste en mi auxilio,
me sacaste del hoyo negro,
la tumba que en vida habitaba,
diciéndome: ¡Tanto amó Dios al hombre, que le entregó su Hijo único!




Tus manos traspasadas, tus pies horadados, tu costado perforado inmisericordemente,
del que mana Agua y Sangre para la salud de los hombres, avivaron mi compasión por Tí, por un hombre que aparentemente habia fracasado estrepitosamente...Y en ese fracaso total, hallé, por tu Gracia, la Fe, la Vida, la Esperanza perdida.

Tú, eres mi Certeza que ya nadie logrará quitarme,
aunque me quiten la vida mortal,
Tú permaneces para siempre y los que creen en Ti: VIVEN.

Porque Dios no es un dios de muertos, sino de VIVOS.

Y cantaremos eternamente Tus Misericordias, Señor...

2 comentarios:

María dijo...

¡Precioso Felicitas! Hay que seguir adquiriendo "certezas" con la oración y el sacrificio, porque el demonio no duerme y somos de barro.


Muchas gracias. Un abrazo


dijo...

Firmes en la Fe. Abrazo fraterno.