17 may. 2017

Jesucristo, la verdadera vid






Jesucristo vive en lo hondo del corazón del creyente. Vive y actúa constantemente. En tanto en cuanto el alma se ponga en contacto y a la escucha de la eterna Palabra de Dios que la habita, será alma fecunda, será sarmiento lleno de vida sobrenatural, que se comunica. 

La vida divina es esencialmente comunicativa, ya que el deseo profundo de la santísima Trinidad es la salvación de los pecadores. Por lo tanto, esa vida interior, divina, sobrenatural, que vivifica el alma, la hace alma en el Alma de Cristo, y por lo tanto, hija en el Hijo unigénito de Dios.
Esa vida interior es poderosa, porque es la vida misma de Dios en su corazón, en su centro más vital, en su núcleo existencial.

Sólo así el hombre queda verdaderamente redimido, desde dentro. No es por lo tanto, un vestido blanco el que Cristo me ofrece, para esconder mi miseria, sino más bien un fuego divino que destruye todo pecado en lo más hondo de mi ser pecador. 

Allí dónde nace mi tendencia al pecado, allí donde han echado raíces mis tendencias pecaminosas. Allí se implanta la Luz de Dios, que por propio Poder, y con la colaboración libre y voluntaria del alma, va matando, agostando toda mala tendencia, y progresivamente venciendo desde lo hondo del propio ser al pecado, al demonio y al mundo y sus tentaciones.
Solo esta vida de Dios en lo más hondo del alma, tiene el poder de vencer, de iluminar, de alegrar el corazón del ser humano que se ve en Dios, liberado de todo mal, hermoso y gozoso en Su Divina Presencia.

Esta es la vida en Dios, y todo lo que la santa Iglesia católica nos propone y ofrece es ayuda en este peregrinar interior hacia la Santísima Trinidad, en compañía y auxilio de Santa María, la Inmaculada.

Una aventura apasionante la de la lucha y victoria de la gracia de Cristo en mi propio corazón. Las luces que iluminan mis zonas oscuras, para hacerme ver el error y la horrura de mi pecado, y al mismo tiempo, ver lo bello de Dios, de Su Orden , Su Amor y Su Perfección.

Seamos valientes y luchemos con Cristo en nuestros adentros para que Él salga de nuevo victorioso en mí y conmigo. Siendo sus sarmientos, Su Victoria es la nuestra y la nuestra es la de todos.

3 comentarios:

María dijo...

Hay que aceptar las cruces, pero aceptar las cruces significará siempre, aceptar el proceso de purificación y disponernos a ello. Gracias Felicitas. Una brazo.

dijo...

Sí, nuestros adentros son el mayor campo de batalla. Victoria secreta que Dios ve. Una entrada que me es muy útil para meditar hoy. Abrazo agradecido

Felicitas dijo...

Amén, María. Dispongámonos a toda purificación que Dios considere conveniente en nuestros corazones para capacitarnos a amar como Él quiere. Un abrazo, linda.


sí, victoria secreta, hasta que el Espíritu Santo la publica para bien de todos, para mayor gloria de Dios. Me alegro, hermano. Un abrazo fraterno