18 abr. 2017

¡Jesucristo vive!

Jesús, que murió en la Cruz, ha resucitado, ha triunfado de la muerte, del poder de las tinieblas, del dolor y de la angustia. 

¡Cristo vive! ¡Ya no muere más!
Esta es la gran verdad que llena de contenido nuestra fe.
Jesucristo está vivo y vive realmente en la Eucaristía, presente, actuante y divinamente amante de todo ser humano, para confortarlo, sanarlo y llevarlo a una Vida sin fin, plena, gozosa, en amistad con Dios.
¿Qué más puede un corazón humano ansiar que vivir eternamente con Dios, que le ama, le sana y considera hijo muy amado?

¡Cristo vive! Vive en los Sacramentos de la iglesia, vive en la liturgia, en la predicación y en toda la actividad de la misma.

De manera del todo consoladora, vive en el corazón de aquel que cree en Él y lo ama, porque su Palabra se cumple siempre y nos dijo: " Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él."

Por lo tanto la Santísima Trinidad VIVE en nuestros corazones, habitualmente, y justo es que nos hagamos profundamente conscientes de esta maravillosa realidad. Y si vive, se comunica. Nuestro Dios es el Dios de la comunicación de Amor y Consuelo para todo hombre.

Justo es que agradezcamos esa incomparable inhabitación de Dios uno y trino en nuestros corazones de creyentes.

Si cultivamos esa Presencia y Acción divina en nosotros, veremos grandes milagros en nuestras vidas. Fe, esperanza, amor y plena confianza en Él, que todo lo puede, para que la sabia y eterna Voluntad del Padre Bueno se cumpla en cada uno, según Él lo desea,  y así nos sintamos útiles para Dios, amados y felices de no haber trastocado el Divino Designio para nuestra vida personal e intransferible.

Si fracasar en el mundo es realmente doloroso, fracasar para Dios, será la mayor pena que un alma pueda llegar a tener.


Ad maiorem Dei Gloriam.

9 comentarios:

Rayén dijo...

"Si fracasar en el mundo es realmente doloroso, fracasar para Dios, será la mayor pena que un alma pueda llegar a tener".
Dios tiene preparado un algo para cada uno, algo pleno, esperanzador y nuevo.
Linda página.
Un abrazo.

cristina dijo...

Dios Vivo siempre!!!! Esperanza infinita ...
Bella entrada
Fuerte abrazo

Felicitas dijo...

Es cierto, Rayén, Dios tiene preparado un regalo maravilloso, pleno, esperanzador y nuevo para cada uno de nosotros. Su Amor por nosotros es infinito. Gracias por tu amable visita.
Un abrazo

Gracias Cristina, Vivo, con una Vida para siempre. Y nosotros, también, por su Misericordia amorosa. ¡Qué suerte la nuestra!
Un fuerte abrazo

María dijo...

"Ha resucitado del sepulcro nuestro Redentor; cantemos un himno al Señor, nuestro Dios. Aleluya."

Y ojalá un día podamos decir como San Pablo, no solamente de palabra, más de una profundidad de un corazón verdaderamente covertido."Vivo yo, ya no yo es Cristo quien vive en mi"

Gracias Felicitas. Un abrazo

camino dijo...

Gracias, por este compartir, es verdad Solo ÉL vive en el alma que le busca constantemente ,viven aun aquellos que aun sin saberlo dan sabor a ÉL, que seamos consiente que ÉL esta vivo dentro de nosotros, gracias, un abrazo.

Fernanda dijo...

Ahora sé cómo debe ser llegar las puertas del Cielo, amiga! Con tan bonita música de fondo y las bonitas imágenes del post de 16 de abril me has hecho llorar de emoción.
De nuevo una hermossa enseñanza me traes: aprender cuál es la voluntad de Dios.
Gracias!

dijo...

"justo es que nos hagamos profundamente conscientes de esta maravillosa realidad." ¡¡¡Vive,vive,vive!!! he de acordarme a menudo, siempreeee que la vida vive!!! y lo hace dentro de nosotros, su presencia apacigua, sosiega y llena el alma de un perfume... me embriaga tu enérgica entrada. abrazos fraternos.

Marian dijo...


¡Cristo vive! ¡Ya no muere más!
Esta es la gran verdad que llena de contenido nuestra fe.
Jesucristo está vivo y vive realmente en la Eucaristía, presente, actuante y divinamente amante de todo ser humano, para confortarlo, sanarlo y llevarlo a una Vida sin fin, plena, gozosa, en amistad con Dios.
¿Qué más puede un corazón humano ansiar que vivir eternamente con Dios, que le ama, le sana y considera hijo muy amado?

¡Esta es nuestra verdadera alegría! ¡Jesucristo vive.!¡ALELUYA!

Precioso Felicitas.Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Cristo vive en tí y en mí y estamos de camino para poder pronto llegar a decirlo, con la gracia del Señor.
Un abrazo, María. Gracias a ti.

¡Sí, hermana, es una realidad de fe fantástica!
Un abrazo fraterno.

Me alegro que te haya gustado Fernandita. La Voluntad de Dios para ti es lo mejor que te pueda pasar, lo mejor con distancia... Gracias a ti, un abrazo y besines

me alegra que te haya gustado, amigo. Es Él el que nos embriagará con Su Amor Divino cuando le veamos cara a cara. Tenemos esa esperanza y confiamos en su gran Misericordia. Un abrazo fraterno

Así es, Marian. Él es nuestra alegría más genuina y profunda, porque solo Él es nuestro Bien.
Un abrazo, linda