9 abr. 2017

¡Hosanna al hijo de David!



Cuando Jesús se acercaba a la pendiente del monte de los Olivos, todos los discípulos, llenos de alegría, comenzaron a alabar a Dios en alta voz, por todos los milagros que habían visto.

Y decían:

«¡Bendito sea el Rey que viene
en nombre del Señor!
¡Paz en el cielo
y gloria en las alturas!»

Algunos fariseos que se encontraban entre la multitud le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos».

Pero él respondió: «Les aseguro que si ellos callan, gritarán las piedras».


Eso mismo les decimos, la iglesia entera de Jesucristo, a todos aquellos que nos torturan, nos matan, nos persiguen en todo el mundo:


¡Os aseguro que si ellos callan, gritarán las piedras! 

6 comentarios:

camino dijo...

Que todo nuestro ser sea una alabanza al Señor, Bendito el que viene en nombre del Señor, gracias, un abrazo y feliz santa semana.

camino dijo...

Si oramos juntas para que todos esto que esta sucediendo, el Señor con su gran misericordia nos llene de su Paz y transforme los corazones de todos los seres humanos, gracias, juntas en oración.

Felicitas dijo...

Es cierto, hermana, la oración de alabanza engradece al Señor y ensancha nuestros pulmones sobrenaturales, llenándolos de gozo.
¡Feliz y santa Semana Santa para ti también!
Oremos juntas, sí, pidiendo perdón por los nuestros y los de los demás. ¡Que el Señor transforme todos los corazones con su Gracia y su Poder misericordioso.
Un abrazo fraterno

camino dijo...

Gracias, que así sea, que nuestras vidas sea una constante oración, unidas en oración y un abrazo.

camino dijo...

Muchas, gracias, que el Señor le conceda vivir a profundidad este gran misterio de amor que comenzamos a vivir con Él, unidas.

Felicitas dijo...

Gracias, hermana, lo mismo deseo para ti.
Unidas en su infinito Amor.
Un abrazo