1 abr. 2017

Aparición del 13 de octubre y milagro del sol



Nos cuenta Lucía: " Llegados a Cova de Iría, junto a la encina, llevada por un movimiento interior, pedí a la gente que cerrase los paraguas para rezar el rosario. Poco después, vimos el reflejo de la luz y enseguida a Nuestra Señora sobre la encina.

¿Qué es lo que Vuestra Merced desea de mí? "

"Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honor, que soy la Señora del Rosario, que continúen siempre rezando el rosario todos los días. La guerra va a terminar y los soldados volverán en breve para sus casas."

"Yo tenía muchas cosas para pedirle: si curaba a unos enfermos y si convertía a unos pecadores."

" Unos sí, otros, no. Es preciso que se enmienden, que pidan perdón de sus pecados. Y tomando un aspecto más triste:
No ofendan más a Dios Nuestro Señor que ya está muy ofendido."

"Y abriendo las manos, las hizo reflejar en el sol. Y mientras se elevaba continuaba el reflejo de Su propia luz proyectándose en el sol. He ahí el motivo por el cual exclamé que mirasen al sol. Mi deseo no era llamar hacia allí la atención de la gente, puesto que ni siquiera me daba cuenta de su presencia. Lo hice sólo llevada por un movimiento interior que a eso me empujó."

"Desaparecida Nuestra Señora en la inmensa distancia del firmamento, vimos al lado del sol, a San José con el Niño y a Nuestra Señora vestida de blanco, con un manto azul.
San José con el Niño parecían bendecir al mundo con unos gestos que hacían con la mano en forma de cruz. Poco despues, desvanecida esta aparición, vi a Nuestro Señor y a Nuestra Señora que me daba idea de ser Nuestra Señora de los Dolores.
Nuestro Señor parecía bendecir al mundo de la misma forma que San José. Se desvaneció esta aparición y me pareció ver todavía a Nuestra Señora en forma semejante a Nuestra Señora del Carmen."





Mientras los niños contemplaban estas últimas visiones, se dio el milagro del sol, la señal prometida para confirmar la veracidad de las apariciones. Los pastorcitos no vieron el prodigio del sol, el milagro prometido no era necesario para ellos, pero sí para aquella multitud, para que todos creyesen.









De repente, la lluvia paró, las nubes se abrieron como una cortina que se retira y dejaron pasar los rayos del sol que secó todo el barro y las ropas de aquella muchedumbre empapada. Esto ya bastaría para hacer ver una presencia muy próxima de la Santísima Virgen, pero el prodigio iba a ser mayor e inexplicable. Por tres veces el sol giró sobre sí mismo lanzando sus rayos con matices de color amarillo, azul, verde, rojo, habiendo sido observado este prodigio desde muy lejos. Las personas tomaban los colores del sol. En un momomento dado, toda la multitud aterrada comenzó a gritar y muchos confesaban en voz alta sus pecados haciendo actos de fe y pidiendo perdón. Parecía que el sol se desprendía del firmamento y venía en dirección a la tierra, a abrasar a toda la gente. Terminado este prodigio, toda aquella gente quería ver y hablar con los niños...

Lucía fue respondiendo a las muchas preguntas, hasta que llegó a casa, ya de noche, exhausta.






10 comentarios:

camino dijo...

Gracias, que bonito es toda esta experiencia de Dios, en esas almas sencilla que Dios me conceda la sencillez de corazón para poderle ver en todo, gracias, un abrazo y mil gracias.

Felicitas dijo...

Sí, es precioso, hermana. Pidamos la sencillez de corazón que tanto agrada al Señor. Un abrazo. Gracias a ti por venir.

dijo...

Bueno, una vez más El milagro, porque somos como sto Tomás...no más. Abrazos fraternos.

Felicitas dijo...

Así es, hermano. Pero, a pesar de todo, confiemos en el poder de su Gracia. Abrazos fraternos.

camino dijo...

Solo Dios actúa en las almas sencillas, y he de aprender a vivir en sencillez, Muchas, gracias, un abrazo.

Felicitas dijo...

Yo tambien, hermana. Aprendamos juntas que Jesús nos ama infinitamente. Un abrazo, linda

dijo...

Domine Iesu, dimitte nobis debita nostra, salva nos ab igne inferiori,perduc in caelum omnes animas, praesertim eas, quae misericordiae tuae maxime indigent...

La Virgen es humilde, pero no boba. No le faltan palabras a lo que le dijo a los niños. En la Curia, les gusta corregir a los pequeños, pisar a los bajos y escalar, en grado y birrete, a todas las mesas acuden y se sientan y claro, enmendar a la Virgen les parece muy fácil.

No, la Virgen no dijo eso, como habrás leído en el libro querida amiga... los añadidos parecen inofensivos, pero No lo son. Jesús dijo que era el Camino, la Verdad y la Vida, en otra ocasión dijo que era La Resurrección, bien, no podemos decir que dijo Yo soy el Camino, la Verdad, la Vida y la Bondad y la Misericordia, Infalibre y Santo y ... porque, pudiéndolo decir, sencillamente NO LO DIJO.

Si Lúcia dice una cosa, ¿Porqué hay alguien detrás cambiando la letra?

No, en Fátima no se menciona la Misericordia infinita de Dios en la jaculatoria, ¿Porque no creemos en ella? jajaja, los masones, como lían las cosas. No pueden mantenerse en la VERDAD.
10 años ha costado enmendar el Pro Multis, 10 años desde la orden de BXVI. La Curia... ya.

Añadir y quitar, interpretar, discernir, evaluar, y al final...adulterar, cambiar, ocultar todo rayo de LUZ. Inofensivo diálogo con la serpiente que nos ha traído hasta aquí. ¿Feliz Culpa? Aquí no vive.
Abrazos fraternos.

Felicitas dijo...

Caramba, es fuerte eso que dices. Y tienes razón, en la oración que la Virgen les enseñó no sale lo de la Misericordia. Mañana mismo lo corrijo. Gracias por decírmelo.

camino dijo...

Gracias.

Felicitas dijo...

Gracias
Dios contigo, siempre