9 ene. 2017

Silencio ante la provocación





Me dijo:  cuando algunos te lancen provocaciones encaminadas a despertar tu ira más impetuosa, empujándote a enarbolar la bandera del valiente y bravo que por defender la Verdad arriesga su vida... espera un tiempo, reflexiona sobre el vendaval que astutamente han provocado en tu interior, y calibra serenamente el tipo de respuesta que Dios espera de ti.

Ora, medita y habiendo superado el ardor de la batalla encendida en tu corazón con la Paz que te da el Santo Espíritu de Dios, actúa conforme a su santísima Voluntad, que - estate seguro - se te hará ver con claridad.

Así lo hicieron los santos que han sido, como Santo Tomás Moro, que permaneció fiel a su total adhesión a Jesucristo y por ello fue decapitado por el inicuo rey.

5 comentarios:

Maria dijo...

La bandera del valiente, es la bandera del humilde...una bandera al igual que la de Cristo, valentía hasta morir en la cruz, por obendiencia a la total voluntad del Padre.

Gracias Felicitas. Ayudan mucho estas reflexiones.

Un abrazo!

ven dijo...

Gracias, Si penetramos en nuestro propio silencio y tenemos valor para avanzar en la soledad de nuestro corazón, llegaremos hasta la luz, más allá de las palabras y explicaciones. Un gran abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Gracias, María, me alegro que te agraden.
Un abrazo, hermana.

La Luz que todo lo ilumina y todo lo aclara. Un abrazo , hermana

dijo...

¡Qué difícil templar...me....cachis! en algunas ocasiones, bueno tal vez más de algunas en las que debiera templar así que procuraré seguir tu consejo. Abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Ese consejo me lo digo principalmente a mí misma, querido amigo; de hecho se refiere a un arranque de ira que he tenido recientemente con relación a unas afirmaciones de un eclesiástico mediático, que el Señor literalmente no me permitió publicar.
Entonces me puse a meditar por qué me pasó lo que me pasó, y recordé una antiguo consejo sabio que me dieron hace años y que con frecuencia olvido...
Gracias, un saludo fraterno.