18 ene. 2017

En Tí me refugio, Señor


y hallo mi hogar


soy pequeña y débil


más tu Amor alegra mi corazón


yo descanso en tus manos


y en el miedo, voy a Tí


 me agarro a tu manto


y te sigo sólo a Ti.

6 comentarios:

Maria dijo...

Aww! Qué ternura! Llevanos en tus brazos Señor.

Muy lindo Felicitas. Un abrazo

Felicitas dijo...

¡Amén, María, llévanos en tus brazos, Señor!

Un abrazo, querida amiga

ven dijo...

Gracias, por el este hermoso mensaje, Deseando te buscaré, buscando te desearé, deseándote te hallaré y hallándote te amaré." Gracias un fuerte abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Desear al Señor, desear con intensidad a Dios y su Presencia, es el secreto para estar siempre en camino hacia la Casa del Padre. Un abrazo linda.

dijo...

Ejercicios de entrega confiada y sin reservas. LLevamos por otro lado un virus Disney y podemos lograr algo semejante espiritualmente al descubrir que lo que pasa tiene otra lectura posible y seguramente más cierta. ¡Magnífico! Abrazos fraternos

Felicitas dijo...

Jajajaja... el virus Disney es algo muy frecuente entre las mujeres, aunque no en todas...La lectura espiritual es la que me interesa en este post. Tal y como un animalito logra sentirse seguro protegido por su madre o padre, así he de aprender a sentirme segura sabiendo que mi Papá Dios todo lo puede y me ama infinitamente. Mi Mamá María, mejor, nuestra Mamá María y nuestro Papá Dios llevan nuestras insignificantes vidas hacia su final conclusión. De camino ya, que se cumpla todo designio de Amor Divino, para que llegados ante su Santísima Presencia pueda decirnos: Pasa adentro, pequeño servidor del Reino, tu lugar ya está preparado. Que así sea, por su infinita Misericordia. Un abrazo fraterno.