3 nov. 2016

Sube de nuevo a la montaña




La montaña era el lugar preferido de los encuentros personales de Dios con los hombres escogidos por Él en el Antiguo Testamento. También a Jesucristo mismo le agradaba mucho ir a la montaña, como lugar y entorno privilegiado para la oración más profunda, para estar con su amado Padre en intimidad y perfecta unión de Amor Divino.

También nosotros estamos llamados a subir a la montaña, y si no físicamente, en especial de forma íntima, cordial, hallando en esa morada interior a Dios mismo que allí se digna a vivir, es decir nuestro corazón, nuestro centro, nuestro yo más profundo y auténtico: Esa es mi montaña interior, en la que hallo a Dios, vivo, actuante, misericordioso, lleno de Amor Divino por mí y por todos.

Cultivemos su Presencia en nosotros y aprenderemos a vivir siempre con y en Él, y escuchando en silencio al Maestro oiremos su susurro divino, y aprenderemos a amar su Voluntad, por encima de la nuestra. Que así sea.

13 comentarios:

Maria dijo...


En verdad, que todos tenemos que ir hacia la montaña! Es elcamino que ha de recorrer el alma para alcanzar el alto estado de la perfección, lo que denomina San Juan de la Cruz como unión del alma con Dios.

Subir al monte o montaña es disponernos a esta divina unión.

Gracias muy buena relfexión. Me gusta mucho tu blog!¡Un abrazo!

Felicitas dijo...

Es que seguimos a Nuestro Señor, y Él se deja encontrar...¿cómo podría no ser así, siendo Amor Divino? Estar con Él, eso que ya aquí podemos vivir, por su infinita Misericordia, en fe y en verdad. A mí me gusta mucho el tuyo. Nos seguimos, María, gracias por venir a comentar!
Un abrazo

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Subir a la montaña como encuentro sagrado y bendicón. Subir a la montaña para poder andar por el llano con paso firme.
Y descalzarse ante la presencia de Aquel que quiere hacerse morada en nuestros corazones.

Paz y Bien

dijo...

Es verdad y antes que las fotografías era subir a la montaña. Abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

sí, es cierto, Ricardo, encuentro sagrado, qué hermoso, subir para poder andar, sí, por el llano...y descalzarse ante la Presencia del Señor, que quiere vivir en nosotros. Descalzarse de todo los vestidos que a diario nos ponemos, para sentirnos cómodos, hay tantos....
Gracias, hermano.
Paz y Bien.

Sabía que tú lo recordarías... qué pillina soy....Un abrazo fraterno, hermano.

ven dijo...

Gracias, es una gran verdad, ¡Que dulce eres Señor para los que buscan !, ¡qué serás para los que te encuentran!, Un abrazo fraterno.

Marian dijo...

Subida del Monte Carmelo es una de las obras más importantes de Juan de la Cruz. Expresa la unión mística del alma con Dios. La ascensión al Monte Carmelo equivale al camino que ha de recorrer nuestra alma para alcanzar el alto estado de la perfección, lo que denomina unión del alma con Dios.

¡Subamos rápidamente! Nos apremia Su Amor.!!!

Un fuerte abrazo.

Felicitas dijo...

Así es hermana... ¿qué será el cielo, la vida eterna con Él?
Un abrazo.

qué bonito lo has expresado, Marian, subamos hermanita, subamos junto a Él, ¡el más hermoso de los hijos de los hombres!

Un abrazo

ven dijo...

Gracias, por su sencillez, Que sea con usted.

Rosa Tequendama dijo...


¡Que así sea!

Bello mensaje Felicitas, lograr que el Señor tenga un altar en nosotros, es tocar el cielo.

Rosa

Felicitas dijo...

Gracias, querida hermana, por tu presencia y amistad. Un abrazo fraterno.

Así es, Rosa, gracias por tu amable visita. Un abrazo.

ven dijo...

Unidas en oración , gracias, un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Muchas gracias, hermana, sí, unidas en oración. Un abrazo fraterno