9 nov. 2016

En tus manos, Señor

Padre, me pongo en tus manos,
haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea, te doy las gracias.
Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que tu voluntad se cumpla en mí,
y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.
Te confío mi alma,
te la doy con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo.
Y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre.

Charles de Foucauld

6 comentarios:

Marian dijo...

Te confío mi alma,
te la doy con todo el amor
de que soy capaz,
porque te amo.
Y necesito darme,
ponerme en tus manos sin medida,
con una infinita confianza,
porque Tú eres mi Padre.

Me estremezco Felicitas ante esta oración.
Cada palabra, mueve mi ser.¡Gracias !

Un abrazo muy fuerte.¡Feliz día!

Maria dijo...


¡Hermosa! Abandonarme en su brazos como un Padre, esto es lo que necesito!!


¡Un abrazo!

ven dijo...

Que puedo decir, de esta oración si e mi oración de todos los día, estoy en sus manos , y todo esta en ÉL, gracias, un gran abrazo fraterno.

dijo...

'Tan pronto como creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer otra cosa sino vivir para Él; mi vocación religiosa es del mismo momento que mi fe: Dios es tan grande' Dijo este santo asceta del siglo XIX vivir para Él, sí, ¡Esto es Vida! Abrazo fraterno.

Anónimo dijo...


Qué palabras más hermosas !!



"... con una infinita confianza..."



Gracias Feli


Azmara

Felicitas dijo...

sí, Marian, es una oración muy hermosa surgida de un corazón totalmente entregado al Amor de Dios.
¡Un abrazo, Marian, gracias!

sí, María, lo necesitamos todos en realidad.

Un abrazo

Precioso que la digas todos los dias. Gracias y un abrazo fraterno para ti.

y tanto, hermano, ¡qué pocos lo dejan todo para vivir del todo para el Señor!
Charles nos mostró el camino. Un abrazo fraterno

sí, realmente lo son, porque son auténticas.
Un abrazo, Azmara