4 oct. 2016

¿Quiero sentirme feliz?

Entonces debo escuchar la palabra inspirada de los santos, porque ellos encontraron a Dios, y eso se convirtió para ellos en la felicidad más honda y duradera para todo ser humano: la de saberse eternamente amado por un Dios omnipotente, infinito y del todo amoroso.

Veamos como lo expresa nuestra querida hermana y maestra espiritual, Beata Isabel de la Trinidad:


" Lo siento tan vivo en mi alma, que no tengo más que recogerme para encontrarle dentro de mí, y es esto lo que constituye mi felicidad. "

( C 169 ), Pensamientos de Isabel de la Trinidad


Podremos suponer que eso fue una gracia que Dios le dio, y por supuesto que fue así, pero también fue fruto de un acto diario de recogerse en silencio, soledad y oración. Sin estas tres cosas, Isabel no habría podido llegar a tan alta unión de Amor con el Señor de señores.

Por lo tanto, si yo deseo también alcanzar esa maravillosa felicidad interior que Dios me ofrece, empiece yo hoy mismo a recogerme cada dia un buen rato, sin prisas, sin teléfonos ni ruidos, en soledad, buceando en lo profundo del propio corazón, donde sabemos que mora el Amado Divino. Llamémosle, a gritos si es preciso, como la amada va en busca de su Amado, con gran deseo y esperanza de encontrarlo.

Si así lo hacemos, seremos introducidos en la Estancia Privada de tan Alto Señor, y allí nos susurrará sus Amores al oído del corazón. Y seremos felices, como Isabel.

7 comentarios:

Marian dijo...

¡Que hermosura de publicación Felicitas !
Me ha producido, paz recogimiento, bienestar...

¡También te gusta Sor Isabel!, a mi me encanta !!.

Te felicito querida amiga.
Dios te bendiga y cuide.

Un abrazo.

Felicitas dijo...

Muchas gracias, Marian, es hermoso que el Señor nos una en internet, que por lo demás es un "lugar" anónimo, pero no del todo, porque Dios mismo reune a sus ovejas y hace que platiquen en paz y gozo interior.
Me encanta Sor Isabel de la Trinidad. Es de una grandísima riqueza interior.
Un abrazo fraterno, Marian! ¡hasta pronto!

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

La verdad, tengo una deuda grande desde hace varios años con los textos de la bendita Isabel de la Trinidad...Pero lo que nos compartes es magnífico, y me atrevería a añadir el gran desafío de encontrar espacios de encuentro con Dios inmersos a veces en la locura y la bulla infame de las ciudades.
Un poeta de por aquí lo supo expresar sabiamente:"mi corazón es un pozo y ahí me pongo a rezar..."

Dios te acompañe siempre

Paz y Bien

Ricardo

ven dijo...

Gracias, por este hermoso compartir, La felicidad consiste en poner de acuerdo tus pensamientos, tus palabras y tus hechos. Un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Es cierto, este mundo, más que nunca nos quiere impedir que vivamos el bendito silencio en el que el Señor nos habla al alma.
El sabio poeta de tu tierra lo supo expresar muy bien, un pozo hondo, o un castillo inmenso, según santa Teresa, en el que avanzamos de estancia en estancia, según el Divino Dueño considere.
en definitiva, sabemos el Camino y no nos soltaremos de la mano de Nuestra buena Madre, que nos lleva.

Paz y Bien

Es fantástico tu breve comentario, hermana, me ha calado: Poner de acuerdo pensamientos, palabras y obras. Genial! y muy difícil, pero con la Gracia del Señor, factible.
Un abrazo fraterno.

dijo...

"recogerse en silencio, soledad y oración. " Totalmente de acuerdo. Saludos fraternos.

Felicitas dijo...

Sin esos 3, no hallamos a los Otros 3.
Saludos fraternos, hermano.