8 sept. 2016

Natividad de la Virgen María




Mientras el mundo elabora estrategias para ver cómo sacar más dinero de la venta de órganos de fetos humanos, mientras cuentan los millones que ingresan por la venta de métodos anticonceptivos y abortivos, mientras una mayoría de médicos en España y otros muchos países manchan su corazón y su conciencia matando salvajemente a niños humanos dentro del seno de sus madres, y por lo tanto, mientras los países avanzados siguen avanzando hacia su propia destrucción ( véase la historia de las civilizaciones ), nosotros nos alegramos por el nacimiento de una pequeña niña, llamada María, que es elegida por Dios como madre de su muy amado Hijo, Jesucristo, en el cual creemos y confiamos de todo corazón.

No hacemos ruido, porque somos de su estirpe, Ella siempre prefirió el silencio y el pasar inadvertida.
Pero con su Hijo , Ella es la persona más importante en toda la historia de la humanidad.
La escogida por Dios.
La Mujer de la Santa Escritura.
Somos sus hijos y esperamos con fe la llegada del último Día, en el que todo mal será destruido.
Somos de María, de Jesús, por la infinita Misericordia de Dios.

4 comentarios:

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Mejor expresado imposible, Felicitas.
Me guardo y atesoro para la reflexión aquello de que somos de su estirpe. Somos suyos, y por ello mismo, somos del Hijo.

Que tengas un hermoso viernes.

Paz y Bien

Ricardo

dijo...

Me sumo a la reflexión de D. Ricardo. Suyos. Saludos fraternos.

ven dijo...

, Ella es la persona más importante en toda la historia de la humanidad.La escogida por Dios. Y verdero modelo de mujer, gracias, un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Querido Ricardo, aprecio en mucho tus palabras que son la poesía que sale de un corazón lleno de Dios.
Dios te siga bendiciendo más y más.

Paz y Bien.


Querido amigo, yo también me sumo al "Suyos" para siempre. Un saludo fraterno.

sí, querida hermana, tanto que se habla de los derechos de la mujer y no se contempla la maravillosa realidad de que Dios mismo ha escogido a la pequeña María como Madre y Compañera preferente de Jesucristo, durante su vida mortal, y luego en la Vida Eterna. Y ahora, sentada a la diestra del Salvador de los hombres.

Un abrazo fraterno.