2 sept. 2016

El siervo del Señor


Y este Evangelio será predicado en todo el mundo....





En cada tiempo, Dios nos da el Papa adecuado.

Ahora estamos en tiempos de urgencia espiritual, y por eso la Iglesia de Cristo en la persona del Papa Francisco nos propone la Misericordia del Corazón del Señor como asidero seguro, escuela de discípulos que creyendo en el Amor misericordioso de Dios, aprendemos a ser misericordiosos unos para con los otros y así atraemos sobre el mundo la Bendición compasiva del Dios de toda Justicia, Amor y Misericordia.

Rememoremos a San Juan Pablo II y su enorme tarea evangelizadora en la parroquia del mundo, cuyos hombres abrazó con verdadero amor de padre solícito y eficaz educador.

¡Ruega por el Papa Francisco y su difícil tarea de pastoreo en la actualidad, por el Papa emérito Benedicto XVI cuya labor de separar lo profano de lo sacro nunca será suficientemente agradecida por todos nosotros y cuya vida actual de oración y sacrificio tantas bendiciones nos alcanza a todos!

¡Desde la casa del Padre Bueno de todos, sigue ayudándonos en nuestra lucha diaria, en nuestro deseo de servir al Señor y ayudar a expandir su Reino entre nosotros!

¡Contamos contigo, querido San Juan Pablo II!

2 comentarios:

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Amén así sea, Felicitas, sumo a esta plegaria mi pobre oración.

Hay una pequeña frase que es importantísima: la parroquia del mundo. Desde allí se puede comprender con sencillez y profundidad la catolicidad de la Iglesia y la misión evangelizadora.

Paz y Bien

Ricardo

Felicitas dijo...

Todas las oraciones son bien recibidas, en especial las que surgen de un corazón amante de Jesucristo, como el tuyo, Ricardo. Sí, nuestro amor reducido está llamado a ser grande y alcanzar a todo hombre, como el de Jesucristo.
Paz y Bien, hermano.