5 jul. 2016

Vida interior

Cuando marchemos de esta vida, hallaremos una nueva morada: la Casa del Padre en la que el Señor dijo que había muchas moradas,  muchas habitaciones...
Dice la Beata Sor Isabel de la Trinidad que la Trinidad Santa es nuestra morada, nuestra casa.
Es la Casa del Padre Bueno, que nos espera.
También dice esta hermana que gustó las delicias del Amor divino, que Dios quiere ser mi paz,
para que nada pueda distraerme o hacerme salir de la " Fortaleza inexpugnable del santo recogimiento "
Hay que cultivar la vida interior, por lo tanto, como base para una vida verdaderamente cristiana.

¿Se enseña esto en los colegios?
Pues en los colegios para niños budistas, les enseñan el valor de la meditación y los ves con pocos años meditando, en silencio, buscando su propio centro.
Mirad, sino estas fotografías:



Sin en otras culturas se logra que unos niños sepan valorar lo interior, ¿cómo es que nuestra cultura cristiana ha olvidado este tesoro para nuestros niños?

¿Será que los mayores tampoco ya no cultivan su vida interior y no pueden por ello transmitir esta riqueza a las nuevas generaciones?

Alguien dijo no hace mucho que el siglo XXI o será un siglo místico o no será. Pues por ahí van los tiros.....

2 comentarios:

ven dijo...

No vayas afuera, vuélvete a ti mismo. En el hombre interior habita la verdad. Gracias, un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Procuraré seguir ese buen consejo, hermana! Un abrazo fraterno.