31 jul. 2016

JMJ 2016 Cracovia




















La Misericordia de Dios llena la tierra de hombres y mujeres que creen en Jesucristo, lo viven y lo transmiten con alegría a todo el mundo. Dios es Amor, todo lo contrario al odio. Quien vive en el odio, no está en Dios, sino que se alimenta del veneno de la antigua serpiente, que ya gime bajo el pie divino y humano del Señor de señores, Dios de Dios y Luz de Luz : Jesucristo, PARA SIEMPRE. Amén. ¡Gloria sólo a Él!

6 comentarios:

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Quizás el mundo no sepa -o no quiera entender- lo que estos encuentros significan, germinan e impulsan, pero allí se renueva la esperanza y brotan frutos nuevos del Reino.
He participado en 1987 en la 2a. Jornada Mundial de la Juventud aquí en Buenos Aires, y aún recuerdo con gratitud y firme vigencia las palabras que nos dirigió a un millón de jóvenes (yo tenía casi 22 años) San Juan Pablo II: "en todos los momentos y circunstancias de vuestra vida, sed testigos del amor de Dios, sembradores de esperanza y constructores de paz"


Paz y Bien

Ricardo

ven dijo...

La misericordia de Jesús no es sólo un sentimiento, ¡es una fuerza que da vida, que resucita al hombre!, Gracias, un abrazo fraterno.

dijo...

Me gusta mucho como le has tomado el pulso a la JMJ en imágenes.
Jesucristo PARA SIEMPRE, en ellos, en ti, en mí, en todos nos,¡Amén hermana! Saludos fraternos.

Felicitas dijo...

Ah, pues eres más joven que yo, Ricardo...es cierto es el Señor que nos congrega, para bendecirnos a todos con sus Gracias y Auxilios divinos, en ocasiones ocultos, y a veces bien visibles. Testigos del Amor del santo Corazón de Cristo por todo los hombres de todos los tiempos.

Gracias, amigo.

Paz y Bien


Es cierto, hermana, la Misericordia del Señor es la misma Fuerza de Dios que ama y resucita al hombre caido en desgracia.
Un abrazo fraterno.

Jesucristo en todos, para el que lo es Todo. Todos en Él por el Amor y El en todos y cada uno, por el mismo Amor, como la madre cuida y alimenta a sus amados hijos.
Mejor aún.
Somos suyos.
Fiat, Señor.

Saludos fraternos

Fernanda dijo...

"en todos los momentos y circunstancias de vuestra vida, sed testigos del amor de Dios, sembradores de esperanza y constructores de paz"........................
Maravillosas palabras de Juan Pablo II, llegan dentro del corazón.
Un saludo a todos!

Felicitas dijo...

sí que lo son, querida Fernanda, llegan al corazón también porque él lo vivía y como santa Teresa no recomendaba nada que no hubiera practicado antes. Un abrazo y besitos!