23 jun. 2016

Vivir de fe

¿Qué es tener fe en Jesucristo?

Es saber que ya nos ha salvado, Él vivió, padeció, fue torturado y asesinado y al tercer dia resucitó a una vida nueva, que nunca cesa.
Ascendió a los cielos y vive ahora para siempre a la derecha de Dios Padre, por derecho propio.

Nos ofrece su vida eterna: QUE CONOZCAMOS A SU PADRE BUENO.

Ya, ahora.

No se trata de creer que algún dia, nadie sabe cuando, podremos ir al cielo, y entre tanto tenemos que vivir como buenamente podamos, no.

Se trata de que ya somos salvos.  Y no por mérito nuestro, sino por mérito Suyo.

Su vida eterna y plena, ya la podemos vivir aquí, en fe.¡Claro, en fe!
Una fe que es certeza.
Seguridad, convicción.

Sé que Jesucristo me ha salvado.

Con su gracia, me encamino hacia la Casa del Padre, con mis flaquezas, con mis caídas, pero me levanto, pido perdón tantas veces cuantas sea necesario, porque Él ha vencido ya por mí y me ama infinitamente.


7 comentarios:

dijo...

En efecto,Spe salvi, Salvados por la Esperanza, esperanza que precisa esa Fe. Ahora que nunca nos demos por salvos hasta tener ambos pies en el Cielo. Saludos fraternos.

Felicitas dijo...

Si, y por Pura Misericordia, siempre.

Fernanda dijo...

Dios nos ama aún con nuestros numerosos defectos y pecados. Aleluya, Gloria a Dios!

besitos!

Armando Virto dijo...

Hola Felicitas y hola Fernanda. Mucho tiempo sin pasar a saludarlas.
¿Cómo están? Yo espero que bastante bien y que se acuerden de mí.

Está muy bonito el post. Yo últimamente he reflexionado al respecto:
Me parece que la fe es gracia y, por lo tanto, requiere de una apertura
por parte de la persona. Dichosos los que están abiertos a recibir
la gracia de la fe. Cuídense mucho. ¡Saludos! :)

Felicitas dijo...

sí, querida Fernanda,y el amor que le tenemos nos exige pedirle de corazón perdón por nuestras tercas rebeldías, que solo obedecen a nuestro aferrarnos al pecado, a nuestro yo que a veces se enfrenta al Yo Soy divino, que tan solo desea redimirnos del todo.

Reconocer el propio mal, es situarse a la Luz Pura de Dios, para que con Amor y compasión, como lo haría una buena madre, nos limpie, nos sane y santifique, convirtiéndonos en hijos muy amados de Dios.

Besitos!

Querido Armando, ¡bienvenido de nuevo!!

estoy del todo de acuerdo contigo, la fe nos abre al Ser Infinito que se ha hecho hombre, ha padecido y muerto, ha resucitado y nos espera en su Vida Eterna, con Amor incomparable.
Un abrazo fraterno.

gosspi dijo...

De esta Fe en Jesus vivo yo...De la experiencia diaria de su Misericordia...sobre todo cuando vienen las adversidades...un abrazo.
Es nuestro Tesoro...para darlo a conocer y gastarnos dandole Gloria.

Felicitas dijo...

Es verdad, Gosspi, cuando muchos nos abandonan, en el transcurso de un mal trago, Jesús siempre está en nuestros corazones, confortándonos con Amor eterno.
Un abrazo.