6 jun. 2016

Avanzar en el camino del amor de Dios





Entregarse por amor y obediencia a Dios por encima de lo humanamente razonable es una fuente de grandes gracias para esa persona y para la Iglesia.
Porque el amor que se entrega, es el amor que se pone en práctica, y al amar por encima de los propios límites personales hace que Dios mismo dilate esa capacidad amatoria de la persona hasta límites insospechados...
Por eso muchos quedan en pequeños amores que no salen de lo razonable según las miras humanas.
Sólo los que se lanzan en mis brazos, hacia adelante, reciben nuevas gracias para poder crecer en el amor, cada vez más.
Salir de la comodidad, para amar más y mejor, es el mejor camino para recibir de Dios el incremento en gracia y la capacitación para un amor siempre más grande y total, a imagen del Mío
Te he puesto contra la espada y la pared, para que no huyeras y ahora ves que, con mi gracia, puedes.
Aprende este método, amada, porque es el Mío para vosotros. Uno de los más importantes.

Recibid mi Bendición en el día de hoy.

5 comentarios:

dijo...

Palabritas....sabrosas. Mamá dice el 2 de junio de 2016 entre otras cosillas: "Porque el amor llama al amor y hace que las obras sean más importantes que las palabras. Por tanto, apóstoles míos, orad por vuestra Iglesia, amadla y haced obras de amor. Por cuanto haya sido traicionada y herida, ella está aquí, porque proviene del Padre Celestial. ¡Orad por vuestros pastores!, para que podáis ver en ellos la grandeza del amor de mi Hijo."

Felicitas dijo...

sí, las obras del Amor de Dios en nosotros son fruto de su salvífica Presencia en cada uno de nosotros. Debemos orar por la Iglesia de Jesucristo y por sus pastores, sí. Todos en mayor o menor medida, con cada pecado, con cada falta de caridad hemos traicionado el Cariño del Corazón de Jesús y María...y uno se siente impotente, más sabemos que Él da la gracia y esta en sí misma es dinámica, comunicativa, sanadora y suscitadora de todo bien. Gracias Mamá María por tu compañía en estos tiempos difíciles. Gracias, Madre buena. Un saludo fraterno.

Joaco dijo...

Es un mensaje bello, preciso, oportuno..... que nuestra Madre nos acoja y acompañe, y así nada malo nos ha de pasar. Fraternalmente y afectuosamente, mi amiga Felicitas.

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

Gracias por esto que nos regalas.

Que la Madre del Señor nos congregue entre sus manos orantes, y nos guarde siempre en su corazón bondadoso, para que nunca nos falte el vino de la vida, para que siempre escuchemos lo que el Hijo nos diga.

Un abrazo fraterno

Paz y Bien

Ricardo

Felicitas dijo...

Bienvenido, amigo y hermano Joaco, vivamos pues siempre bajo el amparo de Santa María y de Jesús de Nazareth, nuestro Dios.
Un abrazo, nen.

Amén, así sea Ricardo. Siempre con Ella y con Él. Son nuestra vida.
Un saludo fraterno.