24 may. 2016

Santa María nos alcanza los auxilios del cielo




24/05/2016 
Nuestra Señora María Auxiliadora 

Los cristianos de la Iglesia de la Antigüedad en Grecia, Egipto, Antioquía, Éfeso, Alejandría y Atenas acostumbraban llamar a la Santísima Virgen con el nombre de Auxiliadora. 
En griego significa "La que trae auxilios venidos del cielo". 
San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla nacido en 345, la llama "Auxilio potentísimo" de los seguidores de Cristo. 
En el año 476 el gran orador Proclo decía: "La Madre de Dios es nuestra Auxiliadora porque nos trae auxilios de lo alto".  
(Fuente: www.buigle.net)


Auxílianos, gran Señora, en estos tiempos de turbulencias y maldades, para que hallemos la senda del retorno a Dios. Amén.


4 comentarios:

dijo...

Nuestro auxilio de los cristianos, ecos de Lepanto viejo y nuevo ante la amenaza de invasión para extinguir nuestra amada Fe. Europa no es ella misma, no tiene ganas de evangelizar a quienes van a venir y en cambio, tiene abiertas las puertas de par en par al Maligno. Pobre Espana. Saludos fraternos.

Felicitas dijo...

La invasión comenzó hace mucho...aún recuerdo aquellas palabras famosas: "el humo de satanás ha entrado en la iglesia de Cristo"... y aquellas otras : "le daremos la vuelta al país, como a una tortilla y no lo reconocerá ni la madre que lo parió..."
Confiémonos a María Auxiliadora y confiemosle la Iglesia y la humanidad entera de nuestros tiempos, implorando gran remedio a tan grandes males, porque Ella puede y nos ama con gran Misericordia.
Sólo en Dios hallaremos la salida.
Saludos fraternos.

ven dijo...

Ante todo muchas, gracias, por su cercanía en mi blog pienso que Dios me habla en cada momento del día, y se vale de personas y hasta de cosas para decirme algo, gracias, por formar parte de ellas, por su escrito, Dios repite en cada flor, en cada canto de un ave, en cada nota de música, en cada puesta de sol, en cada paisaje hermoso, en cada sentimiento noble: cultivad vuestro corazón. Gracias, una vez más, María míranos con misericordia, y acógenos en tus brazos de madre. un saludo.

Felicitas dijo...

Gracias, hermana, también yo lo veo así, como Ud. A mí también me ocurre que veo al Señor mucho en la naturaleza, en los animales y la vegetación. Sí, el cultivo de la Presencia del Señor en nuestro corazón es fundamental para poder avanzar en nuestra relación amorosa con Dios.
Santa María nos asiste, seguro.
Un saludo.