3 may. 2016

La vida en Dios, por Jesucristo



Lectura del santo Evangelio según san Juan 14, 6-14 

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás: -«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.» 
Felipe le dice: -«Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Jesús le replica: -«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? 
Quien me ha visto a mi ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre" ? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? 
Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras, Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí
Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré. »



¡qué maravilloso es todo en Tí, Señor! ¡y cómo deseas fervientemente compartir esa vida divina de amor y unión perfecta con el Padre eterno por el Amor con nosotros que decimos creer en Tí! Hermanos queridos, creamos que Jesucristo nos habita en lo hondo del corazón y con Él, el Padre Eterno y Bueno, unidos por el Santo y Divino Amor. Y si nos habitan, se nos manifiestan desde lo interior. Pongámonos en silencio, para poder escuchar las internas voces de los divinos 3. Ellos se manifiestan al alma desde dentro y le comunican la certeza de lo mucho que la aman, la cuidan, la fortalecen y perfeccionan. Pongámonos a la escucha interior. De verdad. Con ganas de encontrarlos. Es la aventura más apasionante que podemos vivir. 

2 comentarios:

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

El Amor vive en el corazón del Sol.
Nuestra vida es perfume en flor.

Un Abrazo.

Felicitas dijo...

El Amor es incomprendido,
la Luz vino a los suyos
y los suyos la rechazaron,
prefirieron ir trás los ídolos,
que obedecer sus divinos Quereres,
más a aquellos que con corazón indiviso le amaron
les concede ser hijos en el Hijo,
rescatados y conducidos
a la Vida Eterna.

Un abrazo.