18 abr. 2016

Pensamiento positivo

Sabéis que como cristianos debemos saber reconocer lo bueno que tienen otros pensamientos, otras religiones, otras concepciones del mundo, porque el hombre tiende al bien por naturaleza y esa tendencia queda plasmada aún en aquellos que habitualmente hacen el mal.
Siempre hay algo bueno, aunque sea mínimo y nuestro deber es aprovecharlo para hacerlo evolucionar hacia un bien mayor.

Por eso me he parado ante la ola de pensamiento positivo que por doquier surge, en formato de New Age, la mayor de las veces, y bordado de fantasías y utopías, pero quedémonos con lo fundamental: la actitud interior ante la vida.

Para nosotros eso es válido, aunque damos un paso más allá, fundamentando ese positivismo en:

LA FE, LA ESPERANZA Y LA CARIDAD

Si como cristianos, aún en medio de padecimientos, pedimos al Señor mucha fe, mucha esperanza y mucha caridad, Él que es magnánimo como nadie, NOS LAS DARA CON TODA SEGURIDAD.

¿Quién se dejará amilanar por la tristeza si Dios le concede estas tres virtudes cardinales?

¿Quién no emprenderá con ánimo cualquier trabajo, esfuerzo y sacrificio por amor a Dios y a los demás si tiene en su corazón mucha fe, mucha esperanza, mucha confianza y amor de Dios?

Pidámoslo, hermanos, cada dia al Señor, a la Virgen hermosa y Madre de Dios, que tanto nos cuida.

¡Danos más FE, ESPERANZA Y CARIDAD! De esta forma, siempre seremos positivos, con una positividad que trasciende todo.


2 comentarios:

Rosa dijo...


Que así sea Felicitas, que el Señor nos bendiga con sus dones y pongamos de nuestra parte y por nuestro bien, aprender a perdonar. El primer beneficiado con el perdón s quien lo da.

Un abrazo

Felicitas dijo...

así es, querida Rosa, no perdonar es alimentar el rencor y eso no sería lo que el Señor ha venido a enseñarnos a todos. Un fuerte abrazo, linda