30 abr. 2016

Dios vive en el corazón del cristiano y se le manifiesta con amor

Mira en tu corazón, hállame allí, y estémonos juntos.
¿En qué consiste la vida eterna sino en estar y vivir gozosamente con Aquel que sabéis os ama infinitamente?
¿Por qué no comenzáis ahora mismo a vivirlo?

Sólo precisáis creer que "Yo Soy" os habita, os ama os alimenta, cada día y os ayuda a vivir vuestra realidad, sea de dolor, sea de gozo. Conmigo, junto a Mí, la viviréis mejor, con paz interior, con gozo de saber que no estáis solos en el dolor, en la tentación, ni que el infierno entero os acechara, no pueden entrar en nuestra común estancia interior, vuestro corazón, tu corazón, porque Yo Solo vivo en ti.
Tal y como os dije: todo aquel que me ame, le amaré y mi Padre y Yo vendremos a él y haremos estancia en él, porque mi Padre desea adoradores en espíritu y en verdad.
Ya no importa en qué lugar estéis, si me amáis Yo mismo vivo en lo hondo de vuestro ser. Y si vivo me comunico con cada uno en el idioma del Amor divino que es verdaderamente universal y perdura para siempre.
Tened fe, conocedme, pues, es fácil, aprended a ser mis amigos, con los que comparto mi pan, mi cuerpo y mi sangre, mi alma y mi divinidad, para hacerlos hijos de un mismo Padre Bueno y eterno que ama a todos.
Perdono toda traición porque deseo transformaros en hijos de la Luz, esa Luz que vino al mundo y muchos rechazaron. Más a aquellos que la acogen, serán llamados hijos de la Luz y serán enseñados en la ciencia de Dios.
Recibid para ello mi Bendición en el día de hoy.

No hay comentarios: