3 mar. 2016

Una mala noche, en una mala posada

Querida Teresa, ¡qué bien te expresaste!

esta vida mortal nuestra es pasajera, lo sabemos.
Más...¿vivimos en fe ya la Vida Plena que nos ha sido dada en Jesucristo?

¿Nos hacemos conscientes de que ya nos han plantado en lo hondo del corazón esa semilla bendita de la Vida Eterna que nos ha sido prometida?

¿Tengo la certeza de que ya estoy insertado, por divina Misericordia, en el Cuerpo Místico de Jesucristo, su Iglesia y que ya Cristo comparte conmigo su Gozo Eterno de habernos salvado?

Vivo yo, más es Cristo Quien vive en Mí, y dónde está Él, está su Vida eterna, invencible, plena, gozosa, gloriosa, bendita, divina...

Ese gozo de ser ya parte de Cristo ha de moverme a emprender mi vida mortal con ánimo, con ganas de servir al Señor con un gozo tal que pueda compartirlo con los demás y así ayudarles a seguir caminando todos juntos hacia nuestro destino maravilloso en el Amor del Corazón del mismo Dios hecho hombre.

Tuyos somos, Señor, y tuyos queremos permanecer, para siempre.

No hay comentarios: