6 mar. 2016

Pídeme agua, y te daré un Agua que salta hasta la vida eterna



Escucha el rumor del agua abundante que corre
y parece se desparrama, más nunca cesa,
siempre fluye y embelesa,
y cuánto más fluye, más crece,
llenándolo todo con su fresca pureza

Agua de vida que fluyes,
recorre mis venas sin que lo perciba,
hazme escuchar tus susurros, tus rezos,
esos que son misteriosos,
esos que llegan allá Arriba.

En silencio te mueves, imperceptiblemente,
y mientras el mundo me miente,
tu hablas flojito al oído
y tengo que recogerme
si quiero poder entenderte.

¡Agua Bendita, llévame contigo para siempre!


No hay comentarios: