8 mar. 2016

Corazón de Jesús



Mi amor traspasa tiempo y espacio, y está siempre presente para vosotros. Mi Salvación ya se ha realizado, por lo que ya estáis salvados, los
que creéis en Mí.
¿Por qué vivís como si aún estuvierais condenados a morir?

Yo ya os he salvado, si creéis en Mí.
Y esa fe os sitúa en amistad con Dios, y si sois amigos, Yo comparto mi mesa con vosotros y comparto mi casa con vosotros, como hacen los buenos amigos.
Mi casa es la Iglesia que en mi Nombre os acoge, en mi Nombre os perdona, os sana y atiende en todas vuestras necesidades, porque
mi Iglesia y Yo somos uno.

¿Por qué entonces vivís alejados de Mí?
¿Porqué no frecuentáis mi Compañía?
¿No dije Yo acaso que sois mis amigos?
Vuestra fe es débil y cualquier viento la apaga, y resurgen vuestros miedos, vuestros pecados, ya que no confiasteis en Mi verdadero amor por
vosotros.
Comenzad de nuevo. Cada día podéis comenzar de nuevo, poniendo toda
vuestra esperanza en mi amor, mi fuerza, mi poder y mi gracia que os acompañan hasta el fin de vuestro días en este mundo que fenece.
¿Creéis en Dios? Creed también en Mí porque sin Mí no hay camino, ni verdad ni vida.
Recibid mi Bendición de hoy, para todos.
Amén

2 comentarios:

Fernanda dijo...

Qué bonitas palabras llenas de Vida, amiga.
Por desgracia nuestra fe es débil e inconstante. Tenemos que ceñirnos a esa confianza ciega que tienen los niños en su padre, con el Padre del Cielo.
Besitos!!

Felicitas dijo...

Así es, querida Fernandita, confiemos siempre, hasta el final, en el amor bendito de nuestro buen Dios.
Besitos!!