8 feb. 2016

Toda gracia del cielo

Toda gracia de lo Alto nace de mi Amor misericordioso y por ende de mi perdón del mal comportamiento de los hombres pecadores. Todos habéis pecado y por tanto no debéis enaltecer a nadie en vida, ya que mientras peregrináis estáis expuestos a caer. Mi gracia es poderosa, más el hombre nunca corresponde plenamente a ella.
De nuevo, todo vuestro avance, vuestra vida de unión conmigo depende de cuán unidos a Mí y cuán dóciles me seáis.

Aquí estoy para quienes me quieran y deseen recibir mis Bendiciones. ¡cuántos son los que nunca se acercan a mí en vuestra época...! Más tú, hija de los hijos del hombre, escucha mi Voz y atiende a tu Señor que como pobre indigente va mendigando el amor de los pecadores, por los que ha entregado todo...

No hay comentarios: