9 feb. 2016

Arrepentimiento y reconciliación

Ten ánimo, si alguna vez pecas, y te arrepientes, Yo siempre te perdono y si es un pecado mayor, tienes a tu disposición la santa confesión de los pecados, en la que, por medio de mi Iglesia, te perdono todo. Lo sabes.

No me temas. Cuando tenga que corregirte, lo haré.
No me es necesario gritarte ni ejercer violencia. Yo no soy así. Con hacértelo ver,  ya es suficiente. 
Sé que con mi corrección estás avergonzada y para que lo superes, te pido que te confieses, porque deseo que vuelvas a sentirte bien Conmigo.

No hay comentarios: