8 mar. 2015

A tu vera




Amanece en mi espíritu la luz  sempiterna,
siempre estuvo más no quise, largos años, yo verla.

Ahora me tiene y yo a ella, y
¡sabe de mi pereza! 
¡y también mi gran soberbia!
más permanece junto a mi vera.

Bella ilumina mi gran miseria
y persevera junto a mi vera

yo la olvido
las más de las veces,
metida en mil cosas 
no la tengo presente...

Más sigue ahí, en silencio manando,
un agua pura de manantial santo.
Y sigue a mi lado, velando mi llanto.

yo quiero y más quisiera...
y siento que me llama
¡como si la noche
con ella pudiera!
y siempre junto a mi vera.

Deseo estarme en ti para siempre,
oh Luz que estás viva
y nunca me mientes,
y aún si muriera,
lo haría, siempre a tu vera.


12 comentarios:

pensamiento dijo...

Debemos ser el cambio que nos gustaría llegar a ver. Un abrazo fraterno, gracias .

Felicitas dijo...

Cierto, con certeza convencida.
Semilla divina que cae en nuestros pobres corazones y desea fervientemente germinar. Así sea.
Un abrazo fraterno.
Gracias.

pensamiento dijo...

Belleza, todo encanto de la vida pasa... Queda solo eterno el amor, causa de toda obra buena, que nos sobrevive, que es esperanza y religión, porque el amor es Dios. Gracias.

Felicitas dijo...

Tienes razón. Pide para que el amor del Corazón de Cristo logre vencer en mí corazón pecador.
Gracias.

Fernanda dijo...

Clap, clap, clap....Me has emocionado, querida amiga con estos versos tan profundos, que emanan tanta luz. Gracias.
Besitos!

Felicitas dijo...

Me alegro, querida Fernanda. Un fuerte abrazo y besitos!

pensamiento dijo...

La verdad se detiene en la inteligencia; la belleza penetra en el corazón. Un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

La verdad se detiene en la inteligencia y la impregna de su belleza, que bajando como ungüento hasta el corazón lo enciende en amores eternos. Gracias.

pensamiento dijo...

A veces sabemos lo que debemos hacer, pero nos falta el ánimo. Aprendamos de María saber decidirnos, con la confianza puesta en Dios. Feliz y santo fin de semana.

Felicitas dijo...

Gracias, Pensamiento. Igualmente para ti.

pensamiento dijo...

La confianza, y nada más que la confianza, puede conducirnos al amor. Un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

Amén, amén, amén. Un abrazo fraterno. Gracias.