8 feb. 2015

A tus pies, Señor




te confío mi vida entera, 
y mi esperanza sigue puesta tan sólo en Tí.

No hay comentarios: