3 ene. 2015

Año Nuevo

¡Año nuevo, vida nueva!
Pero no una vida que pasa… ¡Esa no la quiero!

Yo quiero una vida plena, que no pase, que nunca cese, en la que pueda estar con mi Dios Amor, con todos los seres humanos, los pecadores que han sido y serán y hayan aceptado su don salvífico dejándose purificar , santificar y divinizar por Él.

¡Espero fervientemente que entre ellos estén todos cuántos conozco! Tan sólo pensar en la posibilidad de una eterna perdición es tan tremendo, tan doloroso e irremediable…

¡Más el primero que desea nuestro bien es Él, Jesús! Ese dulce Nombre con el cual millones de pecadores han dado su último suspiro esperanzado antes de fallecer...

Vida nueva es la que Él nos ofrece a todos. Y esa es la que, en el fondo, todos ansiamos y necesitamos. Muchos, sin saberlo. Otros sin quererlo reconocer...
En fin, el drama de la libertad humana y la mala seducción del ángel caído en eterna desgracia, la cual quiere “compartir” con todos nosotros...

Hemos dicho, pues, año nuevo y vida nueva.
¿Queremos ir a mejor, no?
Pues pongámonos en las manos de Jesús. Digámosle, este año que comienza: 
Señor, de verdad, que quiero que se cumpla tu santo designio en mi vida. Lo desconozco, al menos de forma total, pero no importa, porque me fío de Ti, Jesús y sé que Tú me amas infinitamente y velas para que se cumpla todo cuanto conviene, según el plan del Padre eterno, también en mi vida. Creo firmemente que me guías con tu santo Espíritu, y con la constante ayuda de nuestra Madre inmaculada, conseguirás llevarme contigo, a pesar de tantas infidelidades mías. Porque Tú permaneces fiel y yo me confío a Ti.

Año nuevo, hermanos... Si lo pensamos bien, en realidad todo sigue igual a los días previos al cambio de año porque en realidad es un seguir y seguir y seguir adelante, hasta que haya llegado nuestra hora, la de cada uno de nosotros. La hora de la verdad y la hora del encuentro con el divino Amor misericordioso de Jesús.

No sabemos cuánto tiempo falta para ese momento y no hay que vivir preocupados por ello, pero sí que es bueno querer con fuerza mejorar en el servicio amoroso a tan grande y digno Señor, tan buen Padre y tan incomparable Esposo de nuestras almas.

¿Queremos avanzar?

Pongámonos en sus manos. Él sabe todo. Nosotros, dejémonos llevar por su santo Espíritu, por su santa Madre, por el santo de nuestra devoción, por la guía de nuestro amado Papa, porque allá arriba, de verdad, que están empeñadísimos en que lleguemos sanos y salvos a la casa del único Padre Bueno.
Que así sea.


16 comentarios:

pensamiento dijo...

Comenzamos un nuevo camino, donde Dios nos conceda nuevas oportunidades, vivamos en su presencia bajo su mirada amorosa, no deje de mirarlo que Él no deja de mirarte, un abrazo fraterno, y un santo y nuevo año.

Felicitas dijo...

así lo procuraré, Pensamiento.
Mis mejores deseos para ti.
Gracias.

pensamiento dijo...

Convierte la alegría en fiel compañera de tu vida. Gracias.

Felicitas dijo...

También lo procuro, Pensamiento, aunque a veces me entretenga un rato en mis quisieras...
Gracias.

PEPE LASALA dijo...

Dios te bendiga Felicitas, por esta manera de escribir y de transmitir la búsqueda de Dios. Espero que hayas comenzado muy bien el año. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Felicitas dijo...

Muchas gracias, Pepe. Toda Bendición de lo Alto para ti y los tuyos en este nuevo 2015.
Un fuerte abrazo fraterno.
Dios te bendiga.

pensamiento dijo...

Alegría y amor son las alas de las grandes empresas. No lo olvides, un gran abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

sí, son dos alas hermosas que hacen que la persona, en medio de dificultades y cruces, pueda amar y sentirse contenta, porque cumple la Voluntad del Padre Bueno en su vida, hasta nueva orden.
Procuraré no olvidarlo y si, como deseo, se cumple en mí el designio de Dios, no tendré que recordarlo, porque tendré el fruto de la alegría y la Presencia del Amor constante.
A eso tiendo, con la gracia de Dios y la ayuda de tantos.
Gracias, Pensamiento.
Un abrazo fraterno.

pensamiento dijo...

El alma es un vaso que sólo se llena con eternidad. Un abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

sí, Pensamiento. Estoy de acuerdo Contigo. Muchos aún no lo saben y buscan llenar el vaso con cosas que pasan... y por eso quedan decepcionados y tristes, porque su Amor verdadero, aún no lo hallaron.
Ayudémosles con nuestra oración y palabra.
Un abrazo fraterno.
Gracias.

Fernanda dijo...

Sabias palabras, querida amiga. Siempre admiro en ti ese dulce abandono a los designios de lo Alto. Esa confianza, nacida de tu fe, resulta admirable. Eres inimitable.Gracias por tu ejemplo.
Besitos!

Felicitas dijo...

Querida Fernanda, ala, vamos, andemos juntas, siempre hacia adelante, hacia la Luz.
Besitos!!

pensamiento dijo...

Para un alma alegre, el mundo esta repleto de cosas interesantes. Un gran abrazo fraterno.

Felicitas dijo...

sí, así debe ser. Aspiro a ello, con la gracia de Dios.
Un fuerte abrazo fraterno.
Dios te bendiga.

pensamiento dijo...

Quienes buscan jamás se extravían porque el espíritu los llama constantemente.

Felicitas dijo...

Amén, amén, amén.
Feliz fin de semana, Pensamiento.