29 oct. 2014

Raad Salam, católico iraquí: «Estado Islámico obliga a las mujeres a ofrecer sexo al combatiente»

Raad Salam Naaman nació en el seno de una familia católica (caldea) practicante, en la ciudad bíblica de Nínive (Mosul), al norte de Irak, de mayoría musulmana sunní, en un pueblo totalmente cristiano católico caldeo llamado Telesquef. Creció y se educó en Basora, en el sur del país, cerca de la ciudad bíblica Ur de los Caldeos, de mayoría chií. Apasionado por conocer, estudiar, investigar y escribir sobre las religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e islam), es doctor en filología Árabe y Estudios Islámicos y licenciado en Ciencias Económicas, y ha escrito, entre otros libros, dos sobre el islam: ¿Qué es el islam? y Wa islamah! Todo sobre el islam. Es, además, bloguero enReligión en Libertad y vive en España como asilado político primero, y con nacionalidad española después.

Mañana miércoles 29 de octubre, a las ocho de la tarde, pronunciará una conferencia bajo el título ¿Qué significa ser cristiano en el mundo árabe musulmán? Mi experiencia personal. Organizado por la Fundación Tierra Santa, el acto tendrá lugar en la Parroquia de Santa María del Monte Carmelo (Padres Carmelitas), en la madrileña calle Ayala, 35.

Esa experiencia personal que volcará en la conferencia ha estado toda su vida, y en particular ahora, cargada de dramatismo.

-¿Qué ha sido de su familia en Irak?
-Muchos miembros de mi familia tuvieron que abandonar Irak por miedo a los islamistas y por la persecución. Pero todavía me queda una gran familia allí, tanto en Mosul (tíos, tías y primos), como en Basora (dos hermanos). 

-¿Mantienen contacto?

-Casi a diariamente hablo con ellos. En agosto de este año, EIIL (Estado Islámico) consiguió conquistar los pueblos cristianos de Qaraqosh, Teleaquef y Alqosh, donde tengo familiares y amigos cristianos. EIIL destruyó todos estos pueblos, matando muchos varones, entre ellos seis de mi familia lejana, llevando varias mujeres como esclavas sexuales a los yihadistas, entre ellas tres mujeres de nuestro clan. Los supervivientes tuvieron que abandonar sus casas y sus bienes y escapar con lo puesto a zona kurda, en las ciudades de Dahok y Arbil, alojándose en las iglesias y los polideportivos y algunos en tiendas de campaña a las afueras de las ciudades, pasando frio, hambre y sed. La situación de los cristianos en estas zonas es muy crítica, especialmente ahora que estamos en la puerta del invierno, con el frio y las lluvias, y estas familias viven sin nada después de tenerlo todo.

-¿Es tan cruel el Estado Islámico como se está contando?
-Hace una semana, hablando con un familiar mío, recién escapado de Mosul, me dijo: “Las sangrientas escenas que hemos visto mi familia y yo son algo increíble, no se puede describir. Los combatientes del Estado Islámico pusieron carteles en toda la ciudad de Mosul, indicando que las mujeres locales solteras debían obligatoriamente incorporarse al Yihad ofreciendo sexo a los combatientes del grupo. Hemos oído y hemos visto historias horrendas sobre matrimonios forzados, esclavitud sexual y violencia. Algunas de las víctimas eran niñas y niños que han sido esclavizados, violados y vendidos en los países del Golfo".

-Las historias de violaciones que llegan son espantosas...
-Hace unos cuarenta días hablé con Warda, una mujer de 45 años, cristiana católica caldea de origen iraquí, amiga y familiar, como una hermana. Mis recuerdos de Warda son los de una mujer muy atractiva, rubia con ojos azules, felizmente casada con Samir, un hombre de 52 años, compañero, amigo y familiar mío. Tenían dos hijos, Amira, de 14 años, y Amir, de 10 años. Samir poseía una joyería y Warda trabajaba como profesora de inglés en un colegio de secundaria en Mosul. Disfrutaban de una casa preciosa y todo lo necesario para una vida cómoda y feliz. Con la invasión de EIIL, los terroristas asaltaron su casa e intentaron violarla. La menstruación la salvo. Pero estos animales consiguieron violar a la hija, Amira, cuatro veces por diferentes hombres, delante de sus padres. Más tarde, la hija murió a consecuencia de aquella agresión, y el padre, Samir, fue decapitado como el padre de Warda, que estaba de visita. Warda, con su hijo, tuvo que abandonar su casa, sus bienes y su ciudad, Mosul, con lo puesto, sin nada, y refugiarse en casa de unos familiares, en la ciudad kurda de Dahok.

-¿Todo esto se lo contó ella misma?

-Con una voz muy triste envuelta en llanto, Warda se desahogó conmigo y me contó toda esta amargura que vivió, añadiendo que mientras estaban violando a su hija y acuchillando a su marido y a su padre, recitaban versos del Corán, dejando entender que sus crueldades eran hechos divinos y órdenes de Alá, su Dios. Con furia y fortaleza, ella reclamaba: "¿Qué tipo de dios es este Alá, que ordena cometer estas barbaridades?".




-¿Ha visitado usted Irak recientemente?
-Poniendo en peligro mi vida, he tenido la oportunidad de visitar mi segundo pueblo cristiano, Alqosh, que tanto quiero: allí tengo muchos familiares y amigos. Entré por la zona norte de Irak, por Arbil, la capital del Kurdistán iraquí, tres veces en estos dos últimos años, la última vez en abril de este año. Principalmente para ver de cerca la situación de mi comunidad, mis hermanos cristianos en general en Irak y mis dos hermanos carnales, los únicos que me quedan allí. 

-¿Qué le transmiten?
-Todos me cuentan que actualmente están todos viviendo en un gran peligro. Los cristianos que quieran vivir en Irak y ser protegidos tienen que pagar un tributo mensual a alguna tribu musulmana. Por eso la mayoría de los cristianos están escapando. No quedan muchos cristianos en Irak, los pocos que quedan están pidiendo auxilio porque no saben qué futuro les espera. 

-Es una situación angustiosa, también para ustedes, sus familiares del exilio...
-Egoístamente no quiero que mis hermanos cristianos de Irak salgan del país, porque no quiero perder mis raíces, nuestra historia, que tiene más de dos mil años. Pero es muy fácil decirlo viviendo en España más o menos seguro y bien, cuando quien está sufriendo realmente son ellos. Quiero olvidar todo lo que he visto y vivido en mi país natal, Irak, pero no puedo, sigo sufriendo cada vez que pienso en mi comunidad cristiana caldea, mis raíces, mi familia, mis amigos y mis recuerdos. 

-¿Ha sido siempre así la situación de los cristianos?

-En Irak, desde siempre, los cristianos hemos vivido la persecución y la desigualdad religiosa entre musulmanes y cristianos a favor de los musulmanes, no solo en estos últimos años. Desde muy joven, tanto en el colegio como en la calle, tanto mis profesores como mis colegas y vecinos, nos reprochaban o nos llamaban, cristianos, nazarenos, sucios e infieles. Nos decían: "Vuestro fin será el infierno si no os convertís al islam". Todavía recuerdo, siendo yo niño, que cuando mi padre construía nuestra casa nuestros vecinos musulmanes le decían: "Hacedla bien, porque tarde o temprano terminará por ser nuestra cuando os echemos del país".

-Y todo empeoró tras la última guerra...

-Con la caída del régimen de Sadam el 20 de marzo de 2003 y la llegada de este régimen islamista chií, la persecución y el éxodo de los cristianos de Irak aumentó muchísimo, intentando buscar una salida, una nueva vida en un país europeo, Canadá, Estados Unidos o Australia, como asilados políticos. Actualmente, en Irak, aproximadamente quedan menos de 200.000 cristianos, cuando antes eran casi 2.000.000. Están concentrados en el norte del país, en la zona kurda. De momento los kurdos, aunque son musulmanes, aceptan a los cristianos con ellos. 

-¿Está calculado el número de cristianos víctimas de esta violencia?
-Según los últimos informes oficiales, desde el año 2003 hasta hoy los radicales islámicos en Irak han bombardeado o destruido 60 iglesias, asesinando 7000 cristianos, entre ellos 25 sacerdotes y 5 arzobispos, creando 10.000 heridos, muchos de ellos discapacitados, casi 100.000 cristianos refugiados en distintos países europeos, Estados Unidos, Canadá y Australia, más de 50.000 fugitivos que dejaron todo lo que tenían en sus ciudades y están refugiados en los pueblos en el norte de Irak, en la zona de Kurdistán. 

-¿Es concebible un Irak sin cristianos?
-Irak, sin cristianos, no es Irak, ésta es la verdad y tiene que conocerla todo el mundo, especialmente aquellas personas que tienen su mente y su corazón llenos de odio, fanatismo, radicalismo y deseos de hacer el mal a los cristianos iraquíes. No tienen razón quienes los maltratan y desean expulsarlos de su tierra natal, con todos los medios a su alcance, sin que haya ninguna causa que lo justifique, solamente porque son gente pacífica que ama su tierra y quiere vivir en paz y armonía.

-¿Hay diferencia entre chiíes y sunníes en su trato con los cristianos?
-No dejemos engañar, el problema de los cristianos en Irak no son los sunníes o los chiíes. La principal amenaza para los cristianos, no solo en Irak sino en todo el mundo, tiene nombre y apellidos: es el islam en general y sus doctrinas, el Corán en el que todos los musulmanes creen y la sharia o ley islámica. Hay 255 versículos en el Corán, el libro sagrado del islam y los musulmanes, que animan y empujan a los musulmanes a la yihad, la guerra santa y la violencia contra los infieles, entre ellos los judíos y cristianos. 

-¿Cómo es la religiosidad de los cristianos iraquíes?
-Los cristianos en Irak somos una minoría perseguida, maltratada y rechazada por la mayoría musulmana, quizás todo eso fortalezca nuestra unión en la Fe cristiana. En general somos cristianos muy creyentes y practicantes desde siempre, gracias a nuestra educación cristiana, nuestra cercanía a la Iglesia y nuestra lectura diaria de la Biblia, especialmente los Salmos, como el Salmo 23, que dice: “Mi Señor es mi pastor, nada me falta”. Fue una gran ayuda para mantener nuestra Fe cristiana hasta hoy día.
* * *
Raad Salam estará este miércoles 29 de octubre a las ocho de la tarde en el salón de actos de la parroquia de los Padres Carmelitas (Ayala, 35, Madrid)explicando a los presentes la situación de los cristianos en Irak y su propia experiencia personal, en un acto organizado por la Fundación Tierra Santa.

6 comentarios:

pensamiento dijo...

Gracias, por este compartir,Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes".

Felicitas dijo...

Claro, ese es el camino, Pensamiento. Todo lo que no podamos, hay que pedirlo con constancia.
Y confiar mucho en su infinita Misericordia.
Gracias.

PEPE LASALA dijo...

Totalmente de acuerdo refiriéndome a vuestros comentarios. Él está ahí y sabe hasta dónde podemos llegar para darnos un empujoncito en el momento en que lo necesitamos. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana Felicitas.
@Pepe_Lasala

Felicitas dijo...

Gracias, Pepe. Lo mismo para ti y los tuyos.
Un abrazo, amigo.

Fernanda dijo...

Pobres mujeres y niños, tenemos que rezar cada día por ellos. Aquí en España las cosas están revueltas, pero comparado con aquello, esto es el paraíso.
Besitoss!!

Felicitas dijo...

así es, querida hermanita Fernanda.
Un fuerte abrazo. Besitoss!!