6 sept. 2014

Primer sábado de mes, dedicado a desagraviar el inmaculado Corazón de María



Querida Madre, queremos en el día de hoy obsequiarte con nuestro amor y cariño, nuestra entrega en tus manos purísimas, y nuestras vidas, para que tú seas siempre la luz que nos acerca constantemente al Sol divino del Corazón sagrado de Jesús. Amén.

3 comentarios:

Marian dijo...

Cuanto me gusta que recuerdes esta devoción que tanto bien hace a las almas y que es tan amada por el corazón de Jesucristo y de la Virgen nuestra Madre.Ayer hacia yo el primer viernes, ofreciendo la comunión en reparación del CORAZÓN QUE TANTO AMAMOS.
¡Gracias hermanita! ¡Feliz fin de semana! Un abrazo fuerte.Unidas en EL.

pensamiento dijo...

Lo esencial no es actuar según nuestras ideas, sino de ponernos entre sus manos. Ella es quien mejor puede realizar la gloria de Dios, mientras que nosotros echamos a perder muchas cosas. Todo depende de nuestra perfecta docilidad hacia Ella.”

Felicitas dijo...

Son dos devociones que las conocí al poco de convertirme a Jesucristo en la iglesia católica y siempre me han acompañado a lo largo de estos últimos años.
La reparación a los sagrados corazones de Jesús y de María creo que es muy necesaria y conveniente en estos tiempos de apostasía.
Me alegro mucho de compartir estas dos devociones contigo, querida Marian. Unidas en su infinito Amor.
Besos, linda.

Tienes razón, Pensamiento... mi yo pecador se resiste mucho a desaparecer...pero la Gracia de Cristo lo conseguirá. Confío en ello.
Ella sabe todo, nos ponemos en sus manos inmaculadas y procuraremos obedecerla en todo.
Feliz domingo a ambos.