24 sept. 2014

Amanecer


Amanece sobre la tierra.
Siempre es la luz la que nos despierta, 
y su bella Esencia nos recuerda.


Amante de lo bello,
lo delicado y
frágil.


Pintor de colores
vivos y palpitantes
cuya Abundancia nos presentan.


Simetrías, reflejos que invitan a reflexiones,
armonías que cantan la Suya perfecta.
Todo es voz que de Dios bien nos habla.

9 comentarios:

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas. Por todo ello es de necios ser ateo, baste la luz natural de la razón para descubrir tan radiante Ser y Pintor.

Felicitas dijo...

La luz natural de la razón, iluminada por la fe en Jesucristo. Antes de creer en Él, yo no le veía en ninguna parte, querido amigo.
Un saludo cordial.

pensamiento dijo...

En cada amanecer hay un vivo poema de esperanza, y, al acostarnos, pensemos que amanecerá.

Felicitas dijo...

Cierto, Pensamiento, el consuelo de la fe y la esperanza fuertemente fundadas en el Amor infinito de nuestro amado Jesús.
Gracias.

Fernanda dijo...

Holitas, querida guapis!
Es imposible observar las maravillas de la naturaleza y no sentir de dónde mana tanta pureza.
Besitoss!!

pensamiento dijo...

La alabanza es el más dulce de los sonidos, alabemos a Dios por su grandeza, gracias.

Felicitas dijo...

Hola, Fernandita, me alegro que lo veas así. ( aunque lo sabía...jeje)
Besitos!!

Amén, Pensamiento, amén.
Un saludo.

xtobefree dijo...

"Si alguno dijere que Dios vivo y verdadero, creador y señor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana por medio de las cosas que han sido hechas, sea anatema". (DZ 1806).

Sí amiga, tú y yo hemos sido Ayer muy brutos, necios, ciegos, sordos, sí, en nosotros ha obrado la Misericordia de Dios, maniFiesta en su Palabra encarnada; Jesús. Y el gozo y la alegría que nos poseen Hoy no nos dejan seguir escribiendo...

Felicitas dijo...

Ah, tienes razón, Nip. A Dios le podemos "ver" en lo creado, pero sin la auto-revelación de Jesús, no sabríamos tantas cosas hermosas de nuestros divinos tres.
Ayer, hoy y mañana son como un día que ya pasó para el Señor... ¿qué son el tiempo y el espacio para Él? Y si vivimos en Él, ¿no nos hace acaso semejantes a Él?
No hay límites al Amor divino y misericordioso de nuestro Señor.
No hay limitación alguna, cuando el Señor quiere algo.
Amén, así sea.
Un abrazo.