18 ago. 2014

Él



Camino buscando aquello que no veo,
sintiendo a veces la dura soledad...
No es.
Dios está aquí conmigo.
Siempre.
Sólo tengo que creérmelo.
Me ama infinitamente.
Hace de mí su morada.
Hace de mí una renovada encarnación.
Déjeme moldear por la acción de su Espíritu Santo.
Fuego, viento, brisa y agua.
Todo en uno.
Para ser Uno, por el Amor.
Fiat, mi Señor.

2 comentarios:

Marian dijo...

También para ti querida hermana.
No puedo hablar donde Pensamiento, porque me están preguntando, como estoy y tal. Pero tampoco nuestra hermana puede por lo visto hablar. Lo dejo en manos de Dios y le iré preguntando entre palabras.
Un fuerte abrazo Felicitas.!!!
¡GRACIAS HERMANITA!

Felicitas dijo...

Me parece bien, Marian. Otro fuerte abrazo para ti. El Señor en nosotras siempre, guíandonos por sus sendas.
Gracias a ti.