12 ago. 2014

Confío en Jesús



Vaya donde vaya, Tú estás conmigo siempre,
poniendo tu infinito Poder al servicio de 
tu infinita Misericordia para con los hombres.

Por eso voy confiada, y aún teniendo dificultades,
sé que Tú no me abandonas,
tu Amor me conduce y lleva por caminos inesperados 
que a veces ponen a prueba la verdad de mi entrega 
y me llevas casi al límite de lo que puedo sobrellevar, 
más nunca partes, nunca marchas, siempre vas conmigo 
y puedo andar tranquila porque el Todopoderoso me cobija bajo sus alas.

Confiemos, queridos amigos, en el dolor y la dificultad,
confiemos en tan grande Amor, 
que no puede fallar,
que nos espera
ahora,
ya.


Se hace necesario hacerse pequeño, 
como Él dijo, para poder entrar en la vida eterna.
Y nosotros deseamos entrar allí, 
por eso no nos importa lo que piense la gente,
tan sólo nos importa lo que el Señor piensa de nosotros,
y aún siendo gentes adultas,
somos como niños, infantes,
que aman y se entregan a Jesús, 
el Señor.

4 comentarios:

pensamiento dijo...

No desear, no buscar, no pedir..., solamente amar a Dios y entregarse en sus manos como un niño pequeño.

Felicitas dijo...

Lo procuraré, amigo Pensamiento. Sólamente amar a Dios y entregarse a Él, como lo hacen los niños pequeños con sus padres y madres.
¡Cuánta confianza se precisa para ello!
yo quiero tenerla, porque el Señor bien lo vale, aunque el mundo entero quiera convencerme de todo mal.
Confiamos nuestras vidas en tus manos, Señor Jesús, por María. Amén.
Gracias por ayudarme.

xtobefree dijo...

Buenos días Felicitas, confiemos, ¡Qué razón tienes! como niños que no le dan vueltas y vueltas a las intenciones sino que reciben sin reservas del que confían con los brazo abiertos. Un abrazo.

Felicitas dijo...

Hágámoslo, querido Nip, no tenemos otra alternativa y además es la mejor: Confiemos nuestras vidas, nuestros problemas en manos de Jesús misericordioso. El sabe todo. Nosotros nos complicamos la vida con frecuencia. Pero si nos abandonamos en sus manos divinas, El nos ayuda y endereza nuestro caminar.
Un abrazo.