15 jul. 2014

Quince contra dieciseis



¿Quién dijo que a Dios no le van las matemáticas?


5 comentarios:

pensamiento dijo...

El Dios en el que creemos es un Dios de la razón, pero de una razón que ciertamente no es una matemática neutral del universo, sino que es una sola cosa con el amor, con el bien.

Felicitas dijo...

En Dios es todo uno y divinamente simple. Nosotros somos los alambicados, mientras no nos acerquemos más a Él. Gracias.

pensamiento dijo...

Valora tu tiempo como un tiempo de Dios y para El. Busca hacer de tu vida una ofrenda de alabanza y de adoración al Padre por amor.

pensamiento dijo...

Valora tu tiempo como un tiempo de Dios y para El. Busca hacer de tu vida una ofrenda de alabanza y de adoración al Padre por amor.

Felicitas dijo...

Mi tiempo es un tiempo de Dios y no mio. ¡Qué bueno! No lo había formulado así, no se me había ocurrido. Es verdad. Mi tiempo es suyo y es para Él. Entonces tengo que procurar emplearlo en lo que Él quiere y no en lo que yo creo y quiero. Ufff, ojalá lo consiga. Con su Gracia, podré,porque sola es imposible.

Y hacer de mi vida una ofrenda de adoración y alabanza al Padre por el amor. ¡Eso mismo he sentido hoy en la oración! ¡Fantástico, Pensamiento!
Me dejas sin palabras.
Gracias.